tribuna abierta

Una reforma fiscal perversa

Desde CiU nos oponemos a la propuesta del PP porque estamos convencidos de que no es la reforma fiscal que la economía española necesita

josep maria pelegrí
Actualizado:

El gobierno del PP sigue adelante con su reforma fiscal que calificamos de perversa porque no reduce los impuestos sino que consolida su subida, no lucha contra el fraude, no estimula el crecimiento económico i porque, en definitiva, sólo se preocupa de reducir el déficit fiscal de la administración central ignorando a las administraciones locales y autonómicas.

Desde CiU nos oponemos a la propuesta del PP porque estamos convencidos de que no es la reforma fiscal que la economía española necesita. Además, afecta directamente a los ingresos de la Generalitat de Catalunya como queda en evidencia en lo que se refiere a los depósitos bancarios y a la consiguiente recaudación que permitiría, por ejemplo, recuperar la paga doble para los funcionarios de la administración catalana.

Pese a la autopropaganda del gobierno, los hechos demuestran que esta reforma fiscal no reduce los impuestos. Simplemente corta el incremento del IRPF, pero consolida todas las demás alzas fiscales que ha decidido el PP, desde el IVA a los impuestos especiales, pasando por los aplicados a la electricidad.

Desde CiU defendemos que la reforma fiscal debe tener tres prioridades: luchar contra el fraude, estimular el crecimiento económico y conseguir la consolidación fiscal o, lo que es lo mismo, intentar eliminar el déficit de todas las administraciones públicas al unísono y no centrarse únicamente en el de la administración central.

Ninguno de estos tres requisitos está contemplado en la reforma del PP.

De nuevo, en última instancia los afectados son los ciudadanos ya que reciben precisamente de las administraciones autonómicas la mayoría de sus servicios: sanidad, educación, atención social… y muy especialmente las clases medias que además soportan el grueso del incremento impositivo del PP desde su llegada al poder y las pimes, maltratadas por el gobierno Rajoy. En definitiva, no es la reforma fiscal que devolverá la economía a la senda del crecimiento de una manera sostenida y con la máxima celeridad posible.

Josep Maria Pelegrí es secretario general de UDC.