el oasis catalán

PSC (r)

El PSC (r) confirma aquella conocida máxima que afirma que la izquierda se fortalece depurándose. O te echan o te vas

miquel porta perales
Actualizado:

Los críticos o díscolos del PSC -ese alma catalanista del socialismo catalán- juegan fuerte: quieren reconstruir o reconstituir un nuevo Partit dels Socialistes de Catalunya, el PSC (r). Es decir, el PSC reconstruido o reconstituido. Y lo quieren hacer dentro o fuera del PSC ya existente. Y digo que juegan fuerte, porque pretenden ser el partido en que confluyan las izquierdas catalanas bajo la bandera del llamado «derecho a decidir».

Ahí no acaba la cosa, porque dicho nuevo partido socialista aspira -sigue la metáfora arquitectónica- a construir y cohesionar el país, es decir, Cataluña. Todavía hay más: se proponen conseguir una mayoría social que configure -la cosa va de mayorías, como se ve- una nueva mayoría progresista. Lo que significa el progresismo en la Cataluña de nuestros días, no se especifica.

El PSC (r) confirma aquella conocida máxima que afirma que la izquierda se fortalece depurándose. O te echan o te vas. Una cosa -hay que anticiparse- antes de que ocurra la otra. ¿Cuál puede ser la razón de ser y el futuro de ese nuevo partido socialista catalán si finalmente llega a cobrar existencia? Se aceptan hipótesis. Una: el PSC (r) podría ser el cobijo del socialismo soberanista. Dos: el PSC (r) podría ser una asociación de electores que competiría en las municipales en aquellas ciudades en las cuales el PSC oficialista ha desaparecido en la práctica. Tres: el PSC (r) podría ser una muleta electoral y política de ERC e ICV. Cuatro: el PSC (r) podría ser un partido de cuadros o club de notables dispuestos a integrarse en las listas electorales de ERC e ICV. En cualquier caso, el nuevo PSC sería un alivio para el viejo que se libraría de un sector que crea muchos problemas y atrae unos votos -no muchos- que han recalado en otras formaciones. Así las cosas, el viejo PSC tendría las manos libres para elaborar un programa propio -una estrategia y una táctica, también- más allá de los cantos de sirena de un independentismo que querría fagocitar al socialismo catalán.