barcelona al día

Cruel Alemania, cruel UE

¿Era preciso ser tan cruel?... ¿No hubiera sido más elegante, más digno, el haber metido sólo tres goles y llegar a la final sin esa petulancia?

oti rodríguez marchante
Actualizado:

Tenemos a la crueldad por una anomalía de los seres humanos, pero, si observamos su funcionamiento y el engrasado mecanismo que la pone en marcha, mejor haríamos en considerarla como un defectillo que apenas requiere otro motivo para su práctica que la simple oportunidad. El equipo de fútbol alemán tuvo la oportunidad y fue realmente cruel con el equipo brasileño, aunque no sé si tanto como Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, con el eurodiputado de ERC Josep Maria Terricabras cuando le respondió a una pregunta con un latigazo digno del Marqués de Sade. En realidad no era una pregunta, sino «la» pregunta, ésa que llenando la cabeza de los políticos catalanistas se la ha vaciado por completo de todo lo demás. Todo el doctorado en Filosofía del señor Terricabras se concentró para resolver la gran cuestión vital de su siglo y le demandó una respuesta para ella con una frase que, no por cansina, deja nunca de tener ese lustre de lo muy original y nuevo: «Cómo reaccionarían las instituciones comunitarias a un SÍ en un referéndum en Cataluña». Aunque sorprendido por la originalidad de la cuestión, el señor Juncker reaccionó con rapidez y con enorme crueldad: «Nadie se convertirá en miembro de la Unión Europea con el envío de una carta».

¿Era preciso ser tan cruel?... ¿No hubiera sido más elegante, más digno, el haber metido sólo tres goles y llegar a la final sin esa petulancia?... ¿No hubiera podido Juncker ofrecer una respuesta diluida en una agradable nadería con la que, luego, los tertulianos de TV3 habrían podido interpretarla, comentarla en buen acuerdo y darse ese pote de gente global con un globito hinchado?... O, bueno, puestos a meter siete goles, que poco esfuerzo les hubiera supuesto a los alemanes dejarse meter al menos tres... ¿Y Jean Claude Juncker, si ya se había ciscado en la carta que le envió Artur Mas, no podía, en un alarde de generosidad, decirle que estaría encantado de recibir otra?...

Pero nadie es, aunque se esfuerce en ello, tan cruel como el Tiempo (el filósofo Terricabras ya tendrá algún ensayo al respecto), y el tiempo vuela para el catalanismo expectante, como el de los Pujol, que se le amontonan las cosas y los casos en el despacho del juez Ruz (el último, el de los terrenitos rústicos de 900 euros vendidos por casi cinco millones). Urge el derecho a decidir qué jueces se agachan a mirarnos los bajos.

============L00 Cab 10 (70533756)============

barcelona al día

============B15 Firma opi (70533755)============

oti rodríguez marchante

============C70 Tit Opi 18 (70533753)============

Cruel Alemania, cruel Ue