tribuna abierta

Responsabilidad y cambio

Los partidos tradicionales estamos perdiendo apoyos a marchas forzadas, como remarcan las encuestas publicadas. Por este motivo, proponemos reactivar y reforzar el espacio del centro político, la centralidad

josep maria pelegrí
Actualizado:

Vivimos tiempos de incertidumbre y cambios. Nuestra sociedad está sumida en una profunda crisis económica, política, institucional y social. Ya no cree en los partidos tradicionales. Con esta contundencia lo remarcó Josep A. Duran i Lleida en las jornadas que Unió Democràtica de Catalunya celebró el pasado fin de semana en su Escola d’Estiu. Y añadió: no creemos que la actual desafección de la ciudadanía hacia la política y las instituciones desaparezca únicamente porque se supere la crisis económica.

Estamos convencidos de que conviene recuperar la confianza con la cultura de la responsabilidad y del esfuerzo. Los partidos tradicionales estamos perdiendo apoyos a marchas forzadas, como remarcan las encuestas publicadas. Por este motivo, proponemos reactivar y reforzar el espacio del centro político, la centralidad. Es nuestra obligación y nuestra tradición desde nuestra fundación como partido en 1931 cuando la aparición de UDC supuso un revulsivo en un país enfrentado y dividido en dos bandos.

Es necesario iniciar un nuevo camino con personas y grupos de tradición política diversa pero con objetivos comunes. Conviene, pues, recuperar los valores que justificaron nuestra fundación: la justicia, el sentido común y el civismo. Queremos y creemos en un gran movimiento de centro que agrupe diversas sensibilidades, que dé respuesta a las crisis actuales y que recupere la confianza de las personas desencantadas, cuando no indignadas, con el actual sistema.

Debemos ser conscientes que vivimos un final de etapa. El tiempo de lo que se ha denominado políticamente correcto ha terminado. Desde Unió estamos convencidos que podemos construir una respuesta a los nuevos tiempos que preserve la libertad y el bienestar y que garantice la justicia, la sostenibilidad y la solidaridad. Será imprescindible apostar por mejorar la calidad de la democracia, hacerla más participativa y abierta. La sociedad necesita un revulsivo que la aleje de los populismos. Hace falta un cambio radical que se apoye en el diálogo y el respeto y nunca en la confrontación y que demuestre, con hechos, que los políticos nos debemos a los ciudadanos que nos han elegido y no sólo a los partidos en los que militamos.

Josep M. Pelegrí es secretario general de UDC.