el oasis catalán

El techo

Las elecciones europeas debilitan a Artur Mas y fortalecen a una ERC que marcará la agenda del «proceso»

Actualizado:

A tenor de las declaraciones de sus dirigentes, CiU está contenta. De la necesidad, virtud. ¿Qué van a decir cuando resulta que, en el mejor de los casos, están atrapados en un “proceso” que no va a ninguna parte? ¿Cómo puede estar contento quien pedía una gran movilización y ni siquiera ha movilizado a la mitad del electorado? ¿Cómo puede estar contento quien ha pasado a ser la segunda fuerza política en Cataluña?

Con una movilización discreta, cuando los soberanistas siguen repartiéndose entre sí un voto soberanista que no aumenta –el voto de CiU y ERC supone el 22, 4 por ciento del censo-, cuando el líder –en unas elecciones que tenían mucho de plebiscitarias- sufre su segundo batacazo electoral consecutivo en menos de dos años, cuando eso ocurre, ¿qué futuro para el llamado “proceso de transición nacional”?

Las elecciones europeas debilitan a Artur Mas y fortalecen a una ERC que marcará la agenda del “proceso”. Esto es, Artur Mas está más atrapado de lo que estaba antes del 25 de mayo. Con una peculiaridad: una CiU moderada beneficia electoralmente a ERC; una CiU radicalizada también beneficia electoralmente a ERC. ¿Cómo salir de ese jardín sin perecer políticamente? ¿ERC dejará que Artur Mas y CiU sigan quemándose? Si Artur Mas persiste en la huida hacia delante, ¿qué hará Unió?

En el campo nacionalista –Convergència incluida-, ¿alguien puede pensar que Artur Mas es el problema? Otra cuestión: si el declive electoral de CiU prosigue, ¿cómo reaccionaran los centenares de alcaldes de la coalición nacionalista con mando en los ayuntamientos catalanes? ¿Quizá ERC bajará el ritmo con la intención de arrebatar el poder municipal a CiU?

Por lo demás, un “proceso” que solo moviliza a la mitad de los electores y solo obtiene –en el mejor de los casos- el apoyo de un tercio de la población, también se debilita en la Unión Europea. ¿Dónde está el tan publicitado 80 por ciento de catalanes pro consulta? Ni existía, ni existe. A pesar de la apariencia, el “proceso” tiene techo.