letra expectativas

La germanización española

En Cataluña hay 900 empresas alemanas que el año pasado invirtieron 900 millones, pero no a razón de un millón cada una

Actualizado:

El hasta hace un año consejero delegado del Grupo Santander y actual presidente de la Deusto Business School, Alfredo Sáenz, advirtió ayer en la Cámara de Barcelona que el acceso al crédito va a ser cada vez más difícil y más caro, aunque también más barato. De ahí que pronosticara que el sistema financiero español emulará el anglosajón, con un papel menguante de la banca frente al auge de la financiación de las empresas mediante emisiones de bonos u obligaciones.

Sáenz es un buen conocedor de Cataluña. El Banco de España y el Fondo de Garantía de Depósitos le encargó en 1983 que reflotara Banca Catalana. Pasó tres años en la octava planta de Paseo de Gracia, 84, la misma que había ocupado anteriormente Jordi Pujol cuando presidía la fallida entidad y que, paradojas de la vida, luego fue la sede de la delegación de ABC en Barcelona. Ahora el edificio es el Hotel Royal en un guiño del destino. En su etapa catalana, Sáenz fraguó su amistad con José Manuel Basáñez, actual vicepresidente de la Cámara de Barcelona que fue uno de los pocos consellers de Pujol nacido fuera de Cataluña. El burgalés y Sáenz fueron compañeros de pupitre en los jesuitas de Indaucho (Bilbao), y ayer Basáñez posibilitó que el ex banquero insuflara aires optimistas al empresariado catalán.

En su opinión, España tiene la oportunidad única de convertirse en una economía «hipercompetitiva» gracias, sobre todo, a la mejora de su productividad derivada de la devaluación interna. Y es que, para Sáenz, la economía española está cada vez más «germanizada», lo que produce «un cierto cambio de roles», hasta el punto de que «España se está pareciendo a la Alemania de hace unos años; Alemania a la Francia de un tiempo y Francia a la España de hace unos años».

En Cataluña hay 900 empresas alemanas que el año pasado invirtieron 900 millones, pero no a razón de un millón cada una. T-Systems, por ejemplo, dedicó 47 millones a un nuevo centro en Cerdanyola; Boehringer Ingelheim 30 para doblar su producción de Sant Cugat y Lidl 8 en ampliar su plataforma logística de Montcada i Reixac.

De la germanización de España podrá hablar mañana en Barcelona Martin Winterkorn, presidente del grupo Volkswagen. Buen conocedor de Seat, accedió a la cúpula del gigante alemán tras pasar por Audi de la mano del todopoderoso Ferdinand Piëch, nieto de Porsche. Winterkorn recogerá el premio Esade en la Jornada Anual de la asociación de antiguos alumnos de Esade, que este año celebra su 25 aniversario. Willkommen in Spanien!