el mentidero

Expresidente busca trabajo

Que la reivindicación identitaria avanza a velocidades distintas en CiU y PNV quedó demostrado en la última reunión entre Mas y el lendahakari Iñigo Urkullu

Actualizado:

« Actriz de cine se ofrece para trabajo estable en Hollywood (experiencia en Broadway). Bette Davis, att. Martin Baum, G.A.C. Referencias». Treinta años llevaba la actriz de «Eva al Desnudo» ante las cámaras cuando se vio obligada a pedir trabajo en un periódico. Con menos trayectoria gubernamental, nuestros honorables expresidentes se resisten a dar el salto la empresa privada. ¿Porque no quieren? ¿Porque no les quieren? Jordi Pujol ha creado su propio «think tank» para dar apoyo moral al proceso independentista, mientras que José Montilla sigue en la política como senador.

Lógico preguntarse por el porvenir profesional de Artur Mas, que nada más convertirse en líder de CiU ya comenzó a cerrarse puertas. Primero las políticas, después las empresariales. Ya lo advirtió en 2006 Josu Jon Imaz, exlíder del PNV, cuando al entonces presidenciable le dio por firmar ante notario que nunca pactaría con el PP: «Os estais cargando la campaña. Ni siquiera nosotros rompemos puentes con el PP porque nunca se sabe lo que va a pasar», dijo el nacionalista vasco al líder de UDC, a Josep Duran Lleida, quien llegó a plantearse muy en serio la posibilidad de pagarse su candidatura a las elecciones generales para evitar las ocurrencias de su socio convergente. Chico listo Imaz, recién fichado por la compañía Repsol.

Que la reivindicación identitaria avanza a velocidades distintas en CiU y PNV quedó demostrado en la última reunión entre Mas y el lendahakari Iñigo Urkullu. Pero los desencuentros vienen de hace tiempo, si es que alguna vez existió una estrategia común -¿Qué fue de Galeuscat y de aquella Declaración de Barcelona?-, pues no dudaron los nacionalistas vascos en pactar con el «diablo» español si con ello lograban más inversión para su comunidad. Lógico, por otra parte.

De confirmarse que el líder convergente tiene sus días contados en el terreno político, y en este sentido los resultados de los comicios europeos del 25-M serán decisivos, ya tarda en repartir currículos vitae sobre su experiencia profesional -¡ay!- y política -¡ay, ay!-. A Mas siempre le quedará Grífols, la única gran empresa que ha defendido públicamente su proyecto independentista. O pedir trabajo a la todopoderosa líder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, que con su plan independentista ha eclipsado las iniciativas municipales de los ayuntamientos entregados a la causa.

En esta columna informamos de la moción de apoyo a la ANC de Navàs (Barcelona), la misma que se aprobó el pasado 8 de abril en Vilafranca del Penedès (Barcelona), en este caso con los votos del PSC. Atención a la bizarra intervención del concejal de CiU, Raimon Gusi, quien dijo «detestar los métodos de las alcantarillas de la caverna y de la brunete mediática que cargan injustamente contra la ANC y su presidenta, Carme Forcadell». Aguanta la pedrá.

«Conservo movilidad; más amable de lo que dicen», añadía Bette Davis en su anuncio. Un final digno del historial profesional de Mas (si es que está dispuesto a emigrar y desagriar el carácter).