tribuna abierta

España ante el abismo

El nacionalismo unionista, bien sea federal, confederal, socialista o liberal, tiene mucha responsabilidad y culpa en esta situación por acomplejado, confuso o simplemente por dejación

Actualizado:

Esto es lo que el nacionalismo periférico, sea separatista, federal o confederal, simétrico o asimétrico ha puesto a debate y por tanto, en cuestión, sobre la mesa de la nación española, democrática y moderna, de ciudadanos iguales y por tanto sin privilegios por ningún tipo de origen, identidad o tradición. (España discutida y discutible)

El nacionalismo unionista, bien sea federal, confederal, socialista o liberal tiene mucha responsabilidad y culpa en esta situación por acomplejado, confuso, oportunista o simplemente por la dejación de su responsabilidad histórica ante España, por su ausencia.

A este drama al que nos han abocado también el nacionalismo unionista, en diferentes grados de responsabilidad, tanto desde la definición política de derechas o de izquierdas y la correspondiente adscripción(o desafección) ciudadana a estas ideas. Pero el grueso del debate sobre esta España discutida y discutible, se está produciendo en aquellas regiones con fuerte presencia de nacionalismo separatista y descarada dejación por parte del unionismo español, por tanto en «escandalosa» inferioridad de condiciones y medios para el debate y la formación de una conciencia ciudadana constitucionalista y critica, alejando y cansando con este asunto al resto de la ciudadanía española.

La enorme irresponsabilidad histórica de la izquierda española en este asunto es inmensa. El hundimiento del PSC actual, su proceso de degradación política así lo acredita y lo demuestra. Su inició comenzó en el mismo momento en que se impuso el «catalanismo» como idea fundamental y transversal de su política en Cataluña, como imprescindible si se quería alcanzar el gobierno algún día, abandonando el carácter y fundamento de un partido socialdemócrata que es incompatible con el nacionalismo separatista. Todo ello con el silencio aquiescente del PSOE federal (que no nacional).

Un ejemplo nos lo dio Rubio Llorente ex presidente del TC en un artículo del 23 de Abril titulado «El caminante ante el abismo» en el que nos plantea desde sus posiciones de nacionalismo unionista federalista y que trata de confundirnos al atribuir la unidad de España y por tanto la nación española a 400 años de antigüedad; por otro lado, concede al nacionalismo separatista y al federalismo unionista, la pretensión de perseguir de forma excluyente «un proyecto sugestivo de vida en común», como si ese objetivo no fuese una realidad nacional desde la proclamación de la constitución de 1812 «La Pepa» hace ya más de 200 años.

En ese momento la soberanía española se alejó soberanamente de los parlamentos medievales de Londres o de Edimburgo y se acercó a los de Francia, EE.UU., Méjico o Canadá. El unionismo y el federalismo de esos parlamentos son escasos en España, con especial significación en los partidos nacionales.

Es España la que esta ante el abismo, no es el futuro de Cataluña, es el futuro de todos.

Ángel Hernández Guardia es presidente del Movimient Cívic 12-O.