el oasis catalán

Hipótesis

Ni puentes ni diálogo. La prioridad de Artur Mas es la de agotar el mandato y convocar elecciones en 2016 para dar la sensación de líder que marca el calendario del «proceso»

Actualizado:

Que si hay que restablecer los puentes con Artur Mas. Que si hay que dialogar con Artur Mas para encontrar salida al «conflicto». Pero, ¿quién garantiza que Artur Mas esté -hoy- por la labor de restablecer los puentes y dialogar? Mi hipótesis es la siguiente: Artur Mas está -hoy- por la inhibición. Ni puentes ni diálogo. La prioridad de Artur Mas es la de agotar el mandato y convocar elecciones en 2016. ¿Para qué? Para dar la sensación de líder que marca el calendario del «proceso», para no sufrir las consecuencias inmediatas del «no» del Estado a sus pretensiones soberanistas, para no tener que rebajar su proyecto ante el peso de la ley y la realidad, para conseguir apoyos internacionales favorables al «derecho a decidir», para no sufrir otro batacazo en unas autonómicas «plebiscitarias» anticipadas, para seguir construyendo estructuras de Estrado, para ver si el PSOE -teóricamente más sensible a la reivindicación soberanista- accede al poder en 2015.

Alguien dirá que si Artur Mas no convoca la consulta el 9 de noviembre, perderá el apoyo de ERC y se verá obligado a convocar elecciones autonómicas «plebiscitarias» anticipadas. Muy probablemente, convocará la consulta para que España diga «no». A partir de ahí, victimismo. ¿Elecciones autonómicas anticipadas? Solo las convocará si no tiene otro remedio. La cuestión: ¿ERC puede dejar caer a Artur Mas corriendo el riesgo de sentenciar el «proceso»? Si ERC deja caer a Artur Mas, ¿no sería eso percibido por el electorado -menos votos- como un aventurerismo de consecuencias letales para el «proceso»? La hipótesis de agotar la legislatura cuenta con una baza importante: Artur Mas puede prorrogar los Presupuestos. Si ERC retira el apoyo, ¿qué hará el PSC? ¿Se abstendría en el Parlament a cambio de consensuar una Ley Electoral catalana que no le perjudique? Por lo demás, ¿cómo apaciguar a la muchachada de la Asamblea Nacional Catalana? ¿La opinión publicada favorable a la consulta sí o sí? Lo segundo, basta con un telefonazo.