la nada nadea

Mossos

No politice a la policía, señor Espadaler, ni confunda la presión que sufre usted, como político de una coalición imposible, con la que toda policía democrática soporta

Actualizado:

El consejero Espadaler sufre una disonancia cognitiva típica del político, sobre todo si entre sus competencias está la de ocuparse de uno de los cuerpos donde el Estado ha depositado su monopolio de la violencia. O donde el Estado ha depositado su violencia, sin más. El conocido principio de que el Estado posee el monopolio legítimo de aquella cabría afinarlo y afilarlo: el Estado, más que tener, es la violencia legítima.

Quien le dé un par de vueltas lo comprenderá. Y comprenderá, sobre todo, la necesaria aceptación de esta ecuación por parte de los hombres realmente libres. Acudamos al verbo y conjuguémoslo pronominalmente: violentarse es vencer la repugnancia a hacer algo. La repugnancia a pagar impuestos, la repugnancia a aceptar los resultados electorales cuando no nos complacen, la repugnancia a cumplir la ley, la repugnancia misma a que la ley exista. Mucho Hobbes y menos Rousseau recomiendo al violentado, esto es, al administrado, al justiciable, al contribuyente, que son el mismo tipo. Usted o yo, encaramados a la civilización gracias a la feliz iniciativa germinal de ceder la violencia al Estado.

Al mandar a (y dar la cara por) gente armada, Espadaler nota más que nadie la tensión de ser Estado. O de ser un Estado y querer ser otro, que no es su caso, según creo, pero sí el de su jefe. Espadaler conocerá a los Mossos; sabrá que es un cuerpo esforzado y meritorio, formado por personas que han escogido una carrera donde la presión ambiental va de suyo.

No debería subrayarla el día después de que dos ciudadanos mueran al ser detenidos. «Los Mossos sufren presión ambiental desde diversos ámbitos» es una frase desafortunada porque resalta un rasgo inseparable de la función policial en democracia (es decir, sometida a crítica como cualquier otra función o acción pública). También fue desafortunada su decisión de bendecir una sección de mossos de la ANC. No politice a la policía, señor Espadaler, ni confunda la presión que sufre usted, como político de una coalición imposible, con la que toda policía democrática soporta. No se confunda con la policía.