Proclamación

Proclamación / Proclamación Felipe VI

El primer vestido de la Reina

Día 20/06/2014 - 09.21h
Temas relacionados

Ha marcado el protocolo con vestido corto y sin joyas. Prudencia y ausencia de ostentación

Doña Letizia ha estrenado su nuevo rango con una sobriedad inusitada. La vestimenta transmite siempre un mensaje. Cuando hubiéramos anticipado un vestido largo, como suele ser protocolario en un acto de gala, la etiqueta del acto de Proclamación de Don Felipe ha resultado mucho más sencilla.

Comparando la presencia de Doña Letizia con la de otras reinas europeas que han llegado recientemente al trono, como Máxima de Holanda, queda patente el abismo en la indumentaria. Máxima, rotunda, expansiva y muy aficionada a las joyas, lució un espectacular vestido largo e hizo gala durante varios días de su potente repertorio de impresionantes diademas. Doña Letizia en cambio, ha marcado el protocolo con vestido corto y sin joyas. Prudencia y ausencia de ostentación.

Felipe Varela ha sido el encargado del conjunto de abrigo y vestido que llevaba la Reina Letizia. Un abrigo «en crêpe de verano en tono blanco roto, con bordado degradé de cristales en color rubí, amatista, ámbar y rosa talco con micro perlas», según descripción literal de la casa del modisto. Los cristales bordados remataban el cuello del abrigo como si de un collar se tratara y han sido el único detalle de «gala» que la Reina Letizia se ha permitido.

Las joyas han brillado por su ausencia. Doña Letizia ha llevado los pendientes de brillantes con forma de estrella de Chanel que utiliza habitualmente. Los creó Coco Chanel en 1932 y Karl Lagerfeld los relanzó en 2008. Fueron un regalo de la casa francesa al nacer su hija Leonor. Llevaba el discreto lazo de la Orden de Carlos III, condecoración que le otorgó el Gobierno el día anterior a su boda con Don Felipe.

Los demás accesorios también formaban parte de su repertorio habitual: un bolso tipo clutch de ante color «nude» creado por Felipe Varela y los zapatos modelo «Leonor» de Magrit en el mismo color. En su cabello, del más estricto liso, llevaba una casi invisible trenza que hacía funciones de diadema. Un tipo de diadema de la que casi todas las españolas podríamos hacer gala. Lecciones de estilo.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad

Sigue ABC.es en...

Blogs

La vida es circular, pero no eterna

Puentes de Palabras
José Manuel Otero Lastres

La sedición pierde aire

EL BLOG
Federico Ysart

Hollande, Valls y la cruda realidad

TOCA ESPAÑAR
Manuel Erice

Quedan 6 meses para el referéndum

el Blog de Edurne
Edurne Uriarte

por tierra, mar y aire
Esteban Villarejo

Los independentistas, pillados en otra mentira

EL ESCRITORIO
Mariano Calleja
Lo último...
ABC - El gran periódico español

Copyright © DIARIO ABC, S.L.