Mapa de los terrenos entre Pinto y Valdemoro
Mapa de los terrenos entre Pinto y Valdemoro - google maps
Refranes y Dichos

Fernando III y los 42 mojones entre Pinto y Valdemoro

Una disputa territorial es el origen más probable del dicho atribuido popularmente a un borrachín

Actualizado:

Entre Pinto y Valdemoro apenas discurre un tramo de la autovía A-4 de 7 kilómetros entre unos campos en los que figuradamente se agolpan todos los indecisos, vacilantes o medio borrachos, según la definición de esta frase hecha de la Real Academia Española.

Ni siquiera hay rastro de ningún riachuelo que corrobore el relato más conocido sobre el origen de esta famosa expresión. Según la versión popular, un borracho de Pinto que se encontraba por estos parajes empezó a bailotear y a saltar a uno y otro lado del regato gritando «ahora estoy en Pinto» , «ahora en Valdemoro» hasta que al final tropezó y cayó al río diciendo: «Ahora estoy entre Pinto y Valdemoro».

«No pondría yo la mano en el fuego para testificar la existencia del tumbacuartillos del cuento», subrayaba Jaime Campmany en 1993 en su artículo sobre el « El Quid de unos dichos», donde apuntaba otra de las versiones que relacionan esta expresión con el refrán «Vino tinto, si no lo hay de Valdemoro, démelo Pinto».

Siglos atrás debieron ser los caldos de estas dos localidades habituales en las tabernas madrileñas, explica Gregorio Doval en «Del hecho al dicho» antes de añadir que «hay quien afirma que lo que hubo entre estas dos localidades fue un asilo de dementes, y que la expresión equivalía, originalmente, a "estar loco"»

Disputas territoriales

Lo que sí hubo en la linde entre Pinto y Valdemoro fueron 42 mojones colocados por orden de Fernando III el Santo (1199-1252) para delimitar la línea divisoria de Madrid y Segovia. «Durante largo tiempo la aldea de Pinto es objeto de disputas territoriales entre el obispo de Palencia y las ciudades y tierras de Segovia y Ávila con Madrid; unos contenciosos que dan lugar a las intervenciones de distintos monarcas con los consiguientes deslindes, uno de los cuales tiene que ver, probablemente, con la popular frase de " Entre Pinto y Valdemoro"», señala el Ayuntamiento de Pinto.

Alfonso VII fue el primero en ordenar estos deslindes entre ambas poblaciones en 1184, mandato que sería ratificado por Alfonso VIII en el privilegio firmado el 28 de julio de 1208. Éstos, sin embargo, no mitigaron los conflictos fronterizos que obligaron a intervenir al rey Fernando III el Santo en 1239. «Queriendo departir contienda, é baraja grande que era entre ellos, departíles los términos por estos lugares que esta carta dice, y puse y fice estos mojones: el primer mojón fue este cerca de la atalaya asomantes de geles, el segundo mojon a la renconadilla que está á Palomero...», escribe el monarca fijando uno a uno los 42 hitos entre ambas localidades para limitar Madrid y Segovia.

El mismo Fernando III supervisó personalmente la colocación de estos mojones y fue precisamente la presencia del Rey Santo entre los dos pueblos y su deseo de no desairar a ninguno de los dos, que competían por ser sus anfitriones ofreciéndole los mejores caldos y viandas, lo que con toda probabilidad dio origen a la famosa frase «ya que Fernando III optó por comer con los representantes de las dos villas "entre Pinto y Valdemoro"», según el Ayuntamiento de Pinto. Esta era la versión más creíble también para Gonzalo Arteaga, cronista de Pinto y autor del libro « Pinto, éste es mi pueblo».

Para Margarita Candón y Elena Bonnet, autoras de «A buen entendedor...», el origen del dicho se remontaría a la convivencia entre musulmanes y cristianos en época de la Reconquista. Señalan éstas que Pinto fue conquistada por los cristianos antes que Valdemoro y que en esta época surgiría la expresión, aunque el arroyuelo al que se refieren como frontera no aparece en los mapas y Pinto fue conquistada en el mismo año 1083 en el que datan la toma de Valdemoro.