efemérides

La devastación de la presa Gouhou cumple 10 años

Su rotura causó 1.257 muertos y 336 desaparecidos en China, pese a los «truenos» previos que presagiaban la catástrofe

Actualizado:

El 27 de agosto de 1993, los estruendos que llegaban a la población de Quiapuqia no fueron suficientes para evitar el desastre que se avecinaría minutos después. Hace 10 años la rotura de la presa de Gouhou en China dejó 1.257 muertos, 336 desaparecidos y numerosos daños.

Transcurría la noche del viernes 27 de agosto de 1993, cuando el poder de 3,1 millones de metros cúbicos de agua sin control devastaron las localidades cercanas a la presa de Gouhou, en la provincia china de Qinghai. Agua y piedras cayeron desde 71 metros de altura, llevándose por delante, además de pérdidas humanas, más de 2.900 edificios en el condado de Gonghe, departamento de Hainan Tibet, 400 viviendas, 39 fábricas y la inundación de unas mil hectáreas de tierras cultivables.

La noticia fue confirmada por la agencia Xinhua días más tarde por la opacidad de las autoridades chinas, ya que suelen esperar para informar sobre este tipo de acontecimientos. Las pérdidas económicas que se estimaban en los primeros instantes rondaban casi los 3.000 millones de las antiguas pesetas.

En el momento de la catástrofe varios obreros trabajaban en la presa de Gouhou y en los alrededores, como por ejemplo en la ciudad de Qiapuqia, se escuchaban ruidos como si de truenos se tratasen. Según las informaciones de 1993, ya se preveía una hora antes que algo podía ocurrir, pero no se transmitió ningún tipo de aviso desde los medios de comunicación.