Revelado

Federico Ayala Sörenssen

El revelado por Federico Ayala Sörenssen

«Majestad: por España, todo por España»

Don Juan cede sus derechos dinásticos a su hijo Juan Carlos I

Día 14/05/2015 - 02.30h

El 14 de mayo de 1977 tuvo lugar una sencilla ceremonia en el Palacio de la Zarzuela de Madrid. Ante la Familia Real –excepto la Infanta Cristina que no pudo acudir- y de contados invitados, el Ministro de Justicia, actuando como Notario Mayor del Reino, dio fe del histórico acto en el que Don Juan de Borbón renunció a sus derechos dinásticos a favor de su hijo, el Rey Juan Carlos I. Tras pronunciar su discurso, el Conde de Barcelona se cuadró, emocionado, ante su hijo y pronunció unas palabras que entraron en la Historia: «¡Majestad: por España, todo por España. Viva España, viva el Rey!».

Una ceremonia que, en palabras de Ramón Pérez-Maura «Fue uno de los actos más desangelados de la historia de nuestra Monarquía. Y eso es mucho decir teniendo en cuenta que desde el año 789 el trono ha sido ocupado por media docena larga de dinastías diferentes». Pero para llegar ahí hubo que negociar mucho. Desde el Gobierno y algunos despachos de La Zarzuela no se quería oír hablar de ningún acto de transmisión de derechos. Poco a poco se van acercando posturas desde el entorno de Don Juan y de su hijo, el Rey Juan Carlos. La primera intención del Conde de Barcelona es celebrar el acto sobre la cubierta del buque insignia de la Armada, por entonces el portaaviones Dédalo, en aguas de Cartagena, por dónde salió Alfonso XIII. La segunda propuesta fue el Salón del Trono del Palacio Real. Finalmente, el Gobierno sólo aceptó que se hiciese en el Palacio de la Zarzuela, con un tono eminentemente familiar, como si fuese una mera cortesía entre padre e hijo. Sin embargo los discursos del Conde de Barcelona y de su hijo el Rey Don Juan Carlos y la imagen del Conde de Barcelona cuadrándose ante su hijo, inclinando la cabeza y pronunciando el ya conocido «Majestad! ¡Por España! ¡Todo por España!», cumpliendo el mandato del Rey Alfonso XIII -«sobre todo, España»-, emocionaron a millones de españoles.

Por su gran interés reproducimos dos extractos de los discursos.

Discurso de Don Juan: «Mi padre, Su Majestad el Rey Alfonso XIII, el 14 de abril de 1931, en su mensaje de despedida al pueblo español, suspendió deliberadamente el ejercicio del Poder, manifestando de forma terminante que deseaba apartarse de cuanto fuese lanzar un compatriota contra otro en fratricida guerra, pero sin renunciar a ninguno de sus derechos, que no consideraba suyos, sino, como dijo, un depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme rigurosa cuenta (…) También sobre mi persona y sobre la Monarquía se vertieron toda clase de juicios adversos, pero hoy veo con satisfacción que el tiempo los está rectificando. Por todo ello, instaurada y consolidada la Monarquía en la persona de mi hijo y heredero Don Juan Carlos, que en las primeras singladuras de su reinado ha encontrado la aquiescencia popular claramente manifestada y que en el orden internacional abre nuevos caminos para la Patria, creo llegado el momento de entregarle el legado histórico que heredé y, en consecuencia, ofrezco a mi Patria la renuncia de los derechos históricos de la Monarquía española, sus títulos, privilegios y la jefatura de la familia y Casa Real de España, que recibí de mi padre, el Rey Alfonso XIII, deseando conservar para mí, y usar como hasta ahora, el título de Conde de Barcelona. En virtud de esta mi renuncia, sucede en la plenitud de los derechos dinásticos como Rey de España a mi padre, el Rey Alfonso XIII, mi hijo y heredero el Rey Don Juan Carlos I. ¡Majestad: por España, todo por España, viva España, viva el Rey!»

El Rey Don Juan Carlos respondió a su padre: «Señor: El mandato de Su Majestad el Rey Alfonso XIII, "sobre todo, España", creo que ha sido cumplido (…) Comprendo que fue dura la separación de un hijo, para que se educase en su Patria, entre españoles, y se formase debidamente para servirla cuando fuese necesario. Considero que he asimilado por completo la gran lección que encierra esta decisión (…)En estos momentos de indudable trascendencia para España y para nuestra familia y al recibir de tus manos el legado histórico que me entregas, quiero rendirte el emocionado tributo de mi cariño filial, unido al respeto profundo que siempre te he profesado, al comprender desde niño que sobre todo y por encima de todo tú no has tenido nunca otro ideal que la entrega absoluta al servicio del pueblo español».

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Buscar en ABC foto

Revelado

por Federico Ayala Sörenssen

La vuelta al mundo del «Graf Zeppelin»

La vuelta al mundo del «Graf Zeppelin»

El 18 de septiembre de 1928 voló por primera vez, de manera oficial, el dirigible [...]

El responsable del archivo de ABC selecciona una foto y revela sus secretos

Qué es ABC foto

Abrimos una ventana a nuestros lectores para que conozcan de primera mano el impresionante Fondo Fotográfico de ABC.

ABC

Copyright © DIARIO ABC, S.L.