Internacional

Internacional

Un imán moderado al frente de la oposición siria

El presidente de la nueva coalición rebelde, Moaz Al Jatib, concedió en enero a ABC una de sus últimas entrevistas antes de huir de Damasco

Día 13/11/2012 - 04.03h

“Nos vemos en el Cervantes”. Moaz Al Jatib, nuevo presidente de la “oposición unificada” siria tras la cumbre de Doha, nunca respondía al teléfono. La única forma de contactar con él en Damasco era a través del correo electrónico y por eso la tarde del pasado 28 de enero, nada más recibir esa contestación, puse rumbo al centro cultural español, ahora cerrado, y esperé en la puerta hasta que un hombre de mediana edad, barba canosa y rostro desgastado se acercó y me estrechó la mano con suavidad diciendo “Salam Aleikum, hermano!”. Caminamos hasta su casa, muy cerca del Hospital Italiano, y tras dar un caramelo al dueño de la floristería próxima al portal se detuvo. “Recuerda esta tienda de flores, una de las más célebres de Damasco. Aquí tienes tu casa”, dijo antes de entrar en el ascensor y encender las luces de un salón repleto de libros donde discurrió una de las últimas entrevistas que concedió antes de verse forzado a abandonar el país.

Desde el estallido de la revuelta contra Bashar Al Assad en febrero de 2001, la vida de este religioso transcurrió entre centros de detenciones de las distintas agencias de inteligencia, hospitales, donde se recuperaba de los malos tratos sufridos, su casa y las mezquitas a donde acudía para “tener contacto directo con la calle, porque hasta el momento la oposición política se limita a seguir los acontecimientos de la calle, no es capaz de liderar nada. Por eso el poder está en los jeques, no en Burham Ghalioum (primer responsable del Consejo Nacional Sirio)”, confesaba Al Jatib.

Diez meses después -en verano decidió abandonar el país tras un paso por prisión que casi le cuesta la vida- es el responsable de liderar a esa calle que sigue en pie y tan descabezada como el primer día para hacer frente a Bashar Al Assad y ofrecer una alternativa clara. Por primera vez la oposición política tiene una figura reconocida y respetada dentro y fuera de Siria. Al Jatib fue uno de los iconos de la revuelta al oficiar los primeros funerales de milicianos y civiles de la oposición caídos en las afueras de Damasco.

Ingeniero petroquímico de formación, durante seis años compaginó su trabajo para la multinacional petrolera Shell con la vocación religiosa. Nieto e hijo de los encargados de dirigir la oración en la Gran Mezquita de los Omeyas de Damasco, en 1995 el régimen le prohibió seguir dirigiendo oraciones en este lugar emblemático y en cualquier otro templo “porque fui el primero que habló abiertamente de la necesidad de vivir en un país libre”. Esta prohibición le llevó a volcarse en la Asociación de la Civilización Islámica, organización orientada al trabajo social con los más desfavorecidos, pero otro veto le apartó de esta actividad en 2008 y también le prohibieron publicar artículos en prensa. Nada más comenzar las protestas trató de documentar los abusos por parte de las autoridades y preparó informes para elevar las denuncias a organizaciones de derechos humanos, “como jeque tuve acceso a prisiones y centros de la seguridad a donde acudíamos para recuperar los cuerpos de jóvenes detenidos, la situación era de una dureza indescriptible”.

Violencia «necesaria»

Independiente de cualquier grupo político y religioso, aunque afín a los Hermanos Musulmanes cuya forma de pensar es “de primera clase”, el jeque trató desde el primer momento de evitar la lucha armada y “por ello previne a muchos jóvenes que querían enrolarse en el Ejército Sirio Libre (ESL), pero la violencia del Gobierno ha creado una reacción imparable y no nos ha dejado otro camino. Es la yihad como defensa”.

Su estrategia pasa por “el colapso del régimen, pero sin que caiga todo el sistema”. Desde su salida de Siria Al Jatib ha mantenido una actividad mediática importante en canales como Al Yasira para “tratar de mostrar la realidad, las autoridades son mentirosas compulsivas. Se creen dioses”. Pese al auge de los grupos extremistas dentro de la oposición armada piensa que “su poder es limitado. No hay problema entre confesiones, ha sido un juego de las autoridades han puesto en marcha para dividirnos, nada más”... han pasado diez meses y miles de muertos desde estas palabras. ¿Será demasiado tarde para que las tesis de Al Jatib puedan imponerse?

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.