TV

TV / análisis

Crisis total en la BBC

«Es necesaria una reforma estructural radical», asegura el presidente del ente público tras la dimisión del director general por enfangarse en el escándalo de los abusos sexuales

Día 11/11/2012 - 14.44h
abc

«Es necesaria una reforma estructural concienzuda y radical», ha asegurado esta mañana el presidente de la BBC, el ex comisario europeo Chris Patten. La cadena de noticias más respetada del planeta está en modo pánico tras la dimisión este sábado de su director general, George Entwistle, siete semanas después de asumir el cargo. La emisión en octubre por una cadena rival de un documental sobre el presunto historial pedófilo y abusador de Jimmy Saville, uno de los presentadores estrella de la BBC en los 60 y los 70, dejó a la radiotelevisión pública británica con el culo al aire y ha desatado todos los demonios de la marca informativa más respetada del mundo.

El programa de su archirrival ITV incluía las primeras acusaciones a cámara de víctimas directas de Saville, considerado por Scotland Yard como un «depredador sexual». El programa de informativos estrella de la BBC, «Newsnight», ya había investigado los mismos hechos y realizado las mismas entrevistas, pero abortó la emisión de la historia el pasado mes de diciembre.

George Entwistle, el veterano ejecutivo de la casa dimitido este sábado, llevaba solo quince días al frente del ente público cuando estalló el «escándalo Saville». Le salpicaba directamente porque Entwistle era el responsable de contenidos televisivos las pasadas Navidades. Mientras guardaban el reportaje-bomba sobre Saville en el cajón, la cadena emitía dos programas especiales conmemorativos sobre el presentador durante años del legendario programa musical «Top of the Pops», que había fallecido en octubre.

El dedo acusador de una cadena rival

El dedo acusador de ITV desató una investigación policial sobre el que la policía considera «el peor delincuente sexual de la Historia de Gran Bretaña», que abarca ya a más de 200 posibles víctimas de un hombre que, al parecer, abusó con total impunidad durante casi cuatro décadas en hospitales, colegios y en las propias instalaciones de la BBC, según algunas acusaciones.

La misma cadena lleva semanas convulsionada, convertida contra todos sus instintos en protagonista de los titulares. «Estoy convencido de que habían un problema cultural en la BBC, Jimmy Savile no habría podido hacer lo que hizo sin la presencia de un problema cultural más amplio», explicó Entwistle durante una comparecencia de dos horas y media ante el parlamento el pasado 24 de octubre. En un hecho sin precedentes, la dirección encargó a «Panorama», el gran programa de documentales de la BBC, la realización de una investigación sobre la decisión de «Newsnight» de suspender la emisión del reportaje sobre Saville.

El hasta ayer director general anunció en la Cámara de los Comunes que estaban investigando a «entre ocho y diez empleados» -sin especificar si actuales o pasados- por su posible participación en lo que algunos describen como un «círculo de pedofilia» vinculado a trabajadores de la cadena. Y puso en marcha una investigación, encomendada a Nick Pollard, ex directivo de Sky News. Se espera que presente sus conclusiones en las próximas semanas sobre lo ocurrido en las Navidades pasadas pero, mientras tanto, parece haber tenido además el efecto de congelar los mecanismos normales de control editorial. Numerosos ejecutivos y editores de la BBC han dejado en suspenso sus responsabilidades por temor a contaminar la investigación. Los periodistas de la cadena trabajan con mentalidad de sitio, y con los jefes pensando en otra cosa.

Reportaje «sin estándares» sobre abusos en Gales

En este contexto, llegaba la emisión el pasado dos de noviembre de un reportaje de «Newsnight» sobre unas ya conocidas denuncias de abusos en horfanatos en el norte de Gales. Realizado en colaboración con el Bureau de Periodismo de Investigación, un colectivo que en el pasado ha colaborado con Wikileaks, entre otros, su contenido ponía en la diana como presunto abusador y pedófilo -sin nombrarle- a un veterano «tory» de la era Thatcher, Lord McAlpine, residente actualmente en Italia.

Con el país sumido en un clima de hiper sensibilidad -que llevaba esta semana al propio primer ministro, David Cameron, a denunciar el riesgo de «caza de brujas» por falsas acusaciones de pedofilia-, el programa dio pie a que el nombre del ex tesorero del Partido Conservador circulara por las redes sociales como el presunto autor de los abusos denunciados en el documental, un oscuro episodio ya analizado en su día por una comisión de investigación.

Steve Messham, la víctima que apuntaban a Lord McAlpine como su abusador, se retractó esta semana y pidió disculpas. Nadie en la BBC se había molestado en mostrarle una fotografía para verificar la identidad del hombre al que iban a exponer como pedófilo. El miembro de la Cámara de los Lores conservador, que ya fue eximido en su día de acusaciones similares, ha amenazado ahora con demandar por difamación a quien vincule su nombre al asunto. El diario Independent denuncia hoy, sin embargo, que la investigación de posibles abusos en centros de menores galeses fue en realidad "una operación de encubrimiento".

La indignación, en todo caso, por el atropello periodístico cometido por la cadena pública se ha hecho imparable. «Puesto que el director general es también director y responsable último de todo el contenido, y a la luz de los inaceptables estándares periodísticos del reportaje de Newsnight del viernes 2 de noviembre, he decidido que lo más honroso es dimitir», aseguraba este sábado Entwistle. El ejecutivo televisivo en apuros por la no emisión en diciembre de un programa sobre un abusador ha terminado dimitiendo por un reportaje sobre un pedófilo que no lo era.

La cadena de escándalos ha dejado a la BBC en un estado de crisis total. «La salida de Entwistle es una lástima, le han dejado caer [unos ejecutivos] cobardes e incompetentes», aseguraba este sábado, en un comunicado furioso, el presentador de «Newsnight», Jeremy Paxman, uno de los periodistas más influyentes de la cadena.

Tim Davie, directivo de la cadena y ex ejecutivo de marketing de Procter&Gamble, asumirá desde hoy la dirección general interinamente hasta el nombramiento de un nuevo responsable «en unas semanas», según ha explicado Patten. Pero el ente lucha por mantener su gran seña de identidad: la credibilidad. «La reputación de la BBC, una institución fundamental de este país, está en riesgo», asegura Ben Bradshaw, un influyente diputado conservador. «El problema es un nivel directivo ineficaz y esclerotizado de ejecutivos muy bien pagados a los que solo les precoupa salvar al pellejo», dijo el sábado.

Muchos, como el propio presidente del consejo de la BBC, Chris Patten, o la ministra de Cultura, han lamentado la partida de Entwistle, que muchos en el sector consideraban como un hombre adecuado para arreglar la situación. Pero la prensa dominical coincide hoy que su salida era inevitable. Entwistle caía víctima el sábado de sus propios micrófonos cuando un feroz entrevistador de la emisora BBC4 le obligaba a confesar que no tuvo noticia del reportaje del 2 de noviembre hasta después de su emisión.

«La reputación global de la BBC reside en su integridad, que ha quedado muy dañada ahora y llevará mucho tiempo restaurar», asegura el diputado John Wittingdale, presidente de la comisión de Cultura y Medios del parlamento. Este lunes la crisis adquirirá tintes transatlánticos cuando el anterior director general, hasta agosto, Mark Thomson, asuma su nuevo puesto como consejero delegado del «New York Times». Algunas voces cuestionan su idoneidad en el cargo, dada su responsabilidad en gran parte del drama actual de la BBC. Las cabezas del propio Patten y de otros responsables de la cadena pública están también en juego.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Carta de Ajuste

Lo último...

Prueba los nuevos juegos web

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.