Música

Música

Donna Leon y Cecilia Bartoli reivindican el valor de la cultura y de la belleza

Día 14/10/2012 - 04.53h
Temas relacionados

La escritora de novelas policíacas y la mezzosoprano italiana han colaborado, con un libro y un disco, en la recuperación de la figura y obra del compositor barroco Agostino Steffani

Donna Leon siempre ha sentido una pasión especial por la música barroca, y en especial por la obra de Haendel. Algo que ha compartido durante muchos años con el director de orquesta Alan Curtis y el grupo Il Complesso Barocco, con los que ha colaborado en numerosas ocasiones. Una estrecha relación que ahora se ha relajado, según confiesa la escritora estadounidense, afincada desde hace años en Venecia. «En momentos como estos prefiero apoyar a los jóvenes. Actualmente colaboro con un grupo que se llama «Il Pomo d’Oro», explica en una entrevista con ABC. Leon se ha sumergido en un nuevo proyecto barroco ahora de la mano de Cecilia Bartoli, de quien no se pierde ninguno de sus debuts en papeles haendelianos.

La mezzosoprano italiana ha sido la instigadora del último libro de la escritora, «Las joyas del paraíso» (Seix Barral). Una novela que se sumerge en el misterioso mundo del compositor Agostino Steffani (1654-1728), cuya música es «un puente entre finales del Renacimiento y principios del Barroco. Entre Monteverdi y Cavalli, Vivaldi y Haendel», indica Bartoli. Sin embargo, su obra ha sido sepultada por el paso del tiempo. Su controvertida vida -además de cantante y compositor, fue sacerdote, diplomático, y dicen que espía- relegó su producción musical a un plano más que discreto. Entre las sombras de su historia -se duda incluso si fue o no un castrato- se encuentra su participación en un truculento asesinato fruto de un triángulo amoroso entre la realeza.
Donna Leon y Cecilia Bartoli reivindican el valor de la cultura y de la belleza
decca/uly weber

Bartoli descubrió la obras de Steffani, que vivió a caballo entre Italia y Alemania, cuando grabó su disco «Opera proibita», y quiso saber más sobre él. Embarcó en el proyecto al contratenor Philippe Jaroussky y al grupo I Barocchisti, bajo la batuta de Diego Fasolis. Juntos han contribuido a alumbrar el disco «Mission» (Decca), que acaba de salir a la venta. Es la cara A de una propuesta más ambiciosa que se completa con el lanzamiento simultáneo de la novela de Donna Leon (que se puede descargar al adquirir el disco).

La escritora advierte que no es una novela histórica. «No hubiera sabido hacerla». Sino que ha trasladado la acción hasta nuestros días a través del personaje de una investigadora que indaga sobre la vida de Steffani. Para ello ha tenido acceso a los documentos del compositor, depositados en la Biblioteca del Vaticano.

Colaboración natural

Aunque parezca un inteligente movimiento de marketing, la colaboración de estas dos primadonnas, cada una de ellas en su género, surgió de manera natural. «No comenzamos con una idea comercial -afirma Leon-. Cuanto más me hablaba Cecilia de Steffani, más misteriosa me parecía su vida. Y surgió la idea de hacer algo juntas y por qué no una novela. No fue algo premeditado», asegura.

«Cuando descubrí esta música, tan maravillosa, se lo dije a Donna. Este compositor es increíble. ¿Cómo ha podido estar escondida su música casi 300 años? Suena como un joven Haendel», añade Bartoli. Leon se lamenta de que la idea no hubiera surgido antes. «Imagínate escribir un libro sobre los castrati...», tema central del anterior trabajo de la mezzosoprano.

Pero estas sinergias -palabra tan en boga actualmente- no debería sorprender tanto. «Es cierto que el mundo de la literatura y de la música son muy próximos. Era normal que se hiciera. Espero que esto se convierta en puente para los amantes de la música y los de la literatura, sobre todo en momentos como este, en el que estamos sufriendo una gran crisis. Aunque algunos políticos crean que la fuerza de un país puede ser la industria del automóvil, se equivocan. En Italia, el verdadero petróleo es su cultura», subraya Bartoli.

«Era la hora para un proyecto como este. Y ahora voy a ser polémica -avisa la escritora-: el arte da trabajo a muchas personas, a músicos, a los trabajadores de los teatros, periodistas, publicaciones... Pero los políticos no quieren dar dinero a la cultura porque ¿qué produce?: tan solo belleza. ¿Y el fútbol qué produce? Belleza para quienes lo aman, no es diferente...», reflexiona. «El alma necesita nutrirse -interviene la cantante-. Hace falta compartir en un mundo en el que estamos separados por las tecnologías y los medios de comunicación. Compartir algo como un concierto, una lágrima, una risa, una emoción... Eso es importante. Es algo sacro de lo que tiene necesidad el ser humano».

El envoltorio de este proyecto, la portada del disco y la promoción en internet, rompe también los esquemas habituales de los lanzamientos dentro de la música clásica. «No me gusta pensar en una música clásica con barreras, hay que romperlas. No es una música para gente adulta, esnob y rica. Yo procuro contar historias, mostrando aspectos interesantes y con humor. Procuro escapar de la prisión de la alta cultura, que afecta sobre todo a los jóvenes que piensan que no es para ellos», matiza Bartoli.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.