Deportes

Deportes

Deportes

«¡No puedes decirle a un entrenador que tienes que salir de la piscina porque te meas!»

La capitana de la selección nacional de hockey subacuático, Clara Martínez Basse-Korf, habla en ABC.es sobre este deporte y la polémica de la natación sincronizada

Día 01/10/2012 - 15.43h
guillermo llona
imagen anteriorimagen siguiente

Compartir

Juega a hockey, pero ni sobre hierba ni sobre hielo ni sobre patines. Clara Martínez Basse-Korf compite al máximo nivel bajo el agua de una piscina. La capitana de la selección nacional de hockey subacuático habla en ABC.es sobre este deporte y sobre la polémica carta con la que 15 exnadadoras de natación sincronizada acusan a la exseleccionadora Anna Tarrés de haber impuesto el terror en sus entrenamientos.

¿De dónde viene el hockey subacuático?

Unos australianos que practicaban la pesca submarina en su país y vivían en Inglaterra, empezaron a realizar ejercicios de apnea en una piscina para no perder la forma física durante el invierno. Y llegó un momento en que decidieron hacer la cosa más entretenida. Cogieron unos «sticks» y se pusieron a arrastrar por el fondo de la piscina un disco. Para pescar un buen pez tienes que permanecer mucho tiempo quieto allí abajo, y este nuevo deporte les ofrecía un buen entrenamiento. Originariamente el palo era largo, como el del resto de modalidades del hockey, pero ahora es corto. Este deporte ya tiene unos 80 años y ahora hay equipos en muchos países. En el nuestro, forma parte de la Federación Española de Actividades Subacuáticas.

¿Cómo se juega a este deporte?

Seis nadadoras se enfrentan a otras seis en una piscina de 12 x 25 metros y a una profundidad de entre dos y tres metros. Cada equipo tiene cuatro jugadores en el banquillo que pueden ser cambiados constantemente, como en el baloncesto. La idea es aguantar lo máximo posible bajo el agua para que siempre pueda haber como mínimo tres de nosotras avanzando con la pastilla. Hay que sincronizarse para todo porque no hay ni bombonas de oxígeno ni portero, todos atacan y todos defienden. Nadamos ayudadas por aletas, como pececillos. El disco, que va por el fondo o elevado para evitar a un contrario o hacer un pase, pesa aproximadamente un kilo, así es que si te da... [Clara señala una discreta cicatriz entre ceja y ceja] Las gafas y el gorro con orejeras, como los de waterpolo, protegen algo. También llevamos guantes y un protector bucal, pero yo he visto partirse dientes.

¿Se puede vivir de este deporte?

No se gana dinero con esto, más bien gastamos dinero por este deporte y por representar al país. La Federación nos ayuda algo en los campeonatos importantes, como un europeo o un mundial. Pero, por ejemplo, en un campeonato de diez días solemos pagar unos 300 euros para cubrir la inscripción y el alojamiento. También pagamos los entrenamientos. Si tenemos una concentración o un amistoso en otro país es por nuestra cuenta. Hemos llegado a usar los bañadores durante tres años porque no había dinero. Esto es puro amor al arte.

¿Qué disciplina conlleva competir a este nivel?

Eso depende de qué entrenador tengas y de las pautas que imponga. Como mínimo entrenamos tres días a la semana. Solemos hacer dos horas de entrenamiento subacuático cada día y tres horas de natación semanales. ¡Y ahora el nuevo entrenador quiere meternos una o dos horas a la semana de gimnasio! Algunos te ponen dietas, otros te prohíben una sola gota de alcohol durante los seis meses anteriores a un campeonato. Normalmente, el mes antes de una competición solemos comer muchos hidratos para llegar con fuerza. Algunos entrenadores te recomiendan batidos de proteínas y cosas así, pero es el deportista el que decide al final qué toma y qué no.

«¡No puedes decirle a un entrenador que tienes que salir de la piscina porque te meas!»
g. ll.
Los «sticks»

En los momentos en que la naturaleza llama y por cuestiones fisiológicas continuar dentro de la piscina se pone difícil, ¿qué se hace?

Lo de mearse en la piscina es el pan de cada día, ¡No puedes decirle a un entrenador que tienes que salir del agua porque te meas! Recuerdo que compitiendo en Estambul a una compañera que se encontraba en el banquillo, dentro de la piscina, le entraron unas ganas tremendas de cagar 30 segundos antes de que comenzase el partido. Sin avisar, salió corriendo de la piscina, y como después el árbitro contó una chica menos en la reserva, nos penalizó porque creyó que estábamos jugando con siete chicas bajo el agua. Pero normalmente si en un entrenamiento una chica necesita ir al servicio porque tiene ganas de vomitar o por lo que sea, avisa y no pasa nada. Nunca he visto a un entrenador denegar el permiso a una compañera con este tipo de urgencias, como cuentan que hacía Tarrés

Sobre lo que está ocurriendo en la «sincro», Andrea Fuentes ha dicho: «Somos gente que está en la élite, y la élite no es para todos». ¿Lo que ha pasado se explica por el alto nivel en el que compiten estas chicas?

Yo estoy en la élite de mi deporte, pero esta no es comparable con la de otras disciplinas por el número de gente que lo practica. A mí, como miembro de la selección nacional me costaría mucho tolerar las cosas que he leído sobre este caso. Pero yo no conozco a ningún entrenador, por muy de élite que haya sido que haya llegado a extremos como los que describen estas chicas. La personalidad del deportista es lo importante, tenemos ya una edad para decidir si queremos o no hacer algo. Claro que si escoges no hacerlo puede que no llegues a la cima. Ahí es cuando uno valora lo que realmente persigue, y hasta dónde está dispuesto a sacrificarse. Este asunto me da pena porque seguramente muchas nadadoras que podrían haber llegado a lo más alto no lo han hecho por tener conciencia u opiniones distintas de las de la entrenadora.

¿Todo deportista de élite se siente tentado por conseguir «medallas a cualquier precio»?

Todo deportista ansía una medalla, y es la ética individual la que define sus límites. La ética del equipo viene establecida por el entrenador. Pero ante una injusticia, a un abandono se le pueden sumar el de otras compañeras, y está claro que una seleccionadora a la que se le vacía el equipo de jugadores no va a ningún lado. Si una entrenadora me dijese que tengo que dar con el «stick» en la nuca a las contrincantes para ganar un partido, yo me iría. Es un deporte, y hay que respetar la deportividad frente al otro y contigo mismo.

Ana Violán, una de las chicas que ha denunciado a Anna Tarrés, ha afirmado que «a una entrenadora la has de admirar, no puedes tenerle miedo».

Estoy totalmente de acuerdo.

Se le ha acusado a la exseleccionadora de la «sincro» de discriminar a las nadadoras que no sabían catalán...

Sí, bueno... Recuerdo que tuvimos una concentración de la selección en la que unos profesores catalanes nos dieron unas clases técnicas sobre cómo mejorar el ataque, la defensa y otras cosas. Como la mayoría de las chicas de la selección eran catalanas, de repente, comenzaron a hablar en catalán. Algunas tuvimos que pedir que, por favor, diesen la clase en castellano. Si quieres que todo el mundo se entere de lo que estás explicando, habla en una lengua que entiendan todos los que te escuchan.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Resultados

Buscador deportes

Resultados, datos y estadísticas deportivas

Buscar »

ABC Real Madrid

REAL MADRID

Jesé, de enfadado a titular

T. G. M. El canario ha cambiado el chip. Antes se enojaba si no jugaba. Se bloqueaba. Ahora trabaja, se calla y juega

Más información en Real Madrid

ABC Atlético de Madrid

Atlético de Madrid

Carrasco es el nuevo ídolo

MIGUEL ÁNGEL BARROSO. Gran partido del extremo belga, con golazo incluido, en el convincente triunfo del Atlético ante el Valencia (2-1)

Más información en Atlético de Madrid

Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.