Reportajes

Todo lo que debes recordar para limpiar tu coche

  • Todo lo que debes recordar para limpiar tu coche
    Los rodillos son una solución cómoda y barata, pero su abuso puede deteriorar la pintur de la carrocería.
  • Todo lo que debes recordar para limpiar tu coche
    El agua a presión es buena fórmula, pero requiere secar el coche con una bayeta.
  • Todo lo que debes recordar para limpiar tu coche
    En los túneles de lavado, mejor con operario que enjabone previamente el vehículo.

Mantener el vehículo limpio no sólo es una cuestión de higiene, sino de seguridad y hasta de conservación. Hay multitud de opciones desde un euro, y también unos cuantos consejos que conviene no perder de vista.

Día 03/09/2012 - 20.52h
  • Compartir

Mantener el coche limpio es bastante más importante de lo que parece. La cuestión no pasa por someterlo a una «ducha diaria», porque tan malo es pasarse como no llegar, pero sí cuidar de que la suciedad no se acumule más de la cuenta, pues el polvo deteriora la carrocería (se raya con más facilidad) y otros elementos como las cubiertas, las llantas y hasta los discos de freno, mientras que los excrementos de ave son mucho más dañinos de lo que se pueda pensar para la pintura exterior. Limpiar el coche una vez por semana o cada 10 días es buena alternativa.

Con multitud de opciones y productos para tener el coche a punto en este sentido, hay algunos aspectos prácticos que conviene tener en mente.

¿Se puede lavar el coche al sol?

Normalmente, es inevitable, pero en las horas de mayor incidencia el calor puede dejar o provocar manchas, deteriorando, en suma, la carrocería.

¿Y la cera?

No es mala opción para proteger la carrocería de agentes externos, siquiera aplicándola de cuando en cuando y con tiento, por cierto, siempre que la carrocería esté perfectamente limpia. Una alternativa en este sentido son los lavados automáticos que incluyen una capa de este material, bastante mejor solución para no complicarse la vida extendiendo el material.

¿Qué hay del agua caliente?

Su uso no es recomendable, aunque en pequeñas dosis no va mal para quitar manchas resistentes. También funcionan bien las toallitas de bebé para ahuecar excrementos de ave y restos de mosquitos particularmente incrustados.

¿Y los lavados a presión?

Son la opción más rápida y económica, aunque obligan a emplearse a fondo y no es difícil acabar mojándose o manchándose. Los hay sólo de agua, con jabón y cepillo, con función de aclarado y hasta de encerado. Como no tienen secado, no está de más hacer esto último con una bayeta limpia. A largo plazo, la coloración del vehículo lo agradecerá.

¿Qué tal los rodillos o túneles de lavado?

Bien, pero conviene no abusar de ellos, pues la creencia popular de que terminan rayando la carrocería es cierta, sobre todo si no están en buen estado. Esto se aprecia sobre todo en tonalidades oscuras. En todo caso, ofrecen una buena relación precio/resultado. Ojo a las antenas y accesorios externos, como alerones y otros: pueden dañarlos y, normalmente, la estación de servicio propietaria de la instalación no se hace responsable. Son preferibles aquellos en los que un operario enjabona previamente el coche con una manguera a presión: la limpieza final es más efectiva. Por cierto, muchos no admiten vehículos con ruedas externas de repuesto, como los 4x4, ni tampoco automóviles y furgonetas de cierto tamaño, al estilo de las autocaravanas, entre otros.

¿Mejor el lavado a mano?

Si el dinero lo permite, es sin lugar a dudas la mejor opción, aunque hay quien lo hace por su cuenta. En este supuesto, ojo, pues limpiar el coche de cualquier manera y en la vía pública puede acarrear sanciones municipales de hasta 3.000 euros. También hay situaciones de carestía de agua, por sequía, en las que está terminantemente prohibida ésta y otras modalidades de limpieza. En los establecimientos dedicados a limpiar coches de forma manual hay distintos tratamientos, algunos incluso sin agua (que en todo caso cuidan de forma más eficiente) para dejar el coche a punto. Encerados, limpieza de manchas de todo tipo internas y externas… Precios hay para todos los gustos y bolsillos, desde unos 10 euros hasta más de 100, en el caso de las limpiezas que incluyen las tapicerías y los guarnecidos interiores del vehículo. De hecho, hay tratamientos reparadores que pueden alcanzar los 300 euros, pero que dejan el coche con una apariencia de primera para seguir usando el coche y, sobre todo, cuando la idea pasa por venderlo con el mejor aspecto posible, algo muy a tener en cuenta en esta situación.

¿Y por dentro?

Si no se encarga a un especialista, la limpieza del habitáculo debe comprender desde los vidrios (las llamadas bayetas ecológicas funcionan bien para este cometido, incluso con suavidad para dejar listo el vidrio trasero con el habitual sistema de desempañado eléctrico adosado, simplemente humedecidas con agua, y el papel de periódico o el de cocina no van nada mal para secar el cristal cuando queda mojado o goteado). Ojo a los bordes internos de puertas (y a sus cantos) y maletero, que sobre todo en coches de color claro suelen acabar muy sucios con el paso del tiempo y los km, pero que en todos los casos, en especial en vehículos como SUV y todoterreno, pueden acumular barro y suciedad que terminaremos limpiando con faldas y pantalones al acceder y salir. Además, por nuestra propia salud es conveniente limpiar el polvo del salpicadero y la consola para evitar que acabe en nuestros pulmones. Como siempre, la aspiradora de estaciones de servicio o la que tengamos en casa será una fiel aliada para eliminar restos del piso interior. Un truco para limpiar las alfombrillas que no funciona mal es dejarlas boca abajo en un tramo de suelo limpio y saltar sobre ellas.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Más noticias de motor
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.