Sociedad

Sociedad

Cómo evitar la «sordera» después de un concierto

Día 15/07/2012 - 04.29h
Temas relacionados

El número de jóvenes afectados por este fenómeno superará el millón debido a los festivales musicales que empezaron en junio

Usar tapones en los conciertos, alejarse de los altavoces y no exponerse a otras fuentes de ruido una vez terminado el espectáculo ayuda a prevenir las pérdidas auditivas que se producen en ese tipo de eventos y que, además, pueden provocar problemas «muy severos» en los oídos.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecen que no se debe exponer el oído a ambientes de ruido superiores a los 65 decibelios. En cambio, en los conciertos de música el volumen puede llegar a más de 120 decibelios cuando, según ha comentado a Europa Press la responsable de protección auditiva de GAES, Mari Reina, el daño auditivo irreversible se ocasiona a los 130 decibelios.

En concreto, las exposiciones a niveles tan altos de ruido producen una descarga auditiva que genera fatiga en las células internas del oído y que producen una especie de «zumbido» y una sensación de presión y de pérdida temporal de la audición. Estos síntomas suelen desaparecer a las 24 horas aunque hay en ocasiones en las que continúan durante más tiempo y se hace necesario acudir a un especialista.

¿Tapones?

Por ello, la experta ha insistido en la necesidad de que se utilicen tapones cada vez que se acuda a un concierto y que, inmediatamente después de que finalice, se deje un tiempo prudencial antes de someterse a otras actividades que conlleven elevados niveles de decibelios —como estadios, gimnasios o discotecas—, con el fin de recuperar la fatiga a la que se han sometido dichas células auditivas.

En este sentido, Reina ha asegurado que el uso de tapones no disminuye la calidad de la música escuchada sino que se percibe con una menor intensidad y, por consiguiente, con un menor riesgo de sufrir una pérdida permanente de audición.

«Es necesario concienciar a la población de estos peligros y, especialmente, a los más jóvenes porque son los que más se exponen a estos altos niveles de decibelios y no se dan cuenta de que más adelante pueden tener problemas irreversibles en los oídos», ha recalcado.

Un reciente estudio publicado en junio por la revista americana «Otology & Neurotology» y dirigido por doctora del House Clinic y del House Research Institute, M. Jennifer Derebery, señala que el 72% de los adolescentes que acuden a un concierto de música pop experimentan una reducción en su capacidad auditiva.

Además, según las cifras de previsión de asistencia a los conciertos estivales que se organizan en España, el número de jóvenes afectados por este fenómeno superará el millón entre los distintos escenarios que, este año, han comenzado a sonar desde el 21 de junio, Día Europeo de la Música.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.