Toledo

Toledo

Instalar Casbega en el Barrio Avanzado en lugar del PP-11 ahorra 26 millones a la Junta

Compartir

Desde la Consejería de Fomento se asegura que su objetivo primordial es la llegada de la empresa a Toledo, pero evitando el enfrentamiento político

Día 26/06/2012
Instalar Casbega en el Barrio Avanzado en lugar del PP-11 ahorra 26 millones a la Junta
LUNA REVENGA
Terrenos donde la Junta quiere instalar la planta de Casbega

La posición de la Junta para que Casbega, una de las distribuidoras de Coca-Cola en España, se instale en los terrenos del Polígono de Santa María de Benquerencia de Toledo que estaban destinados al proyecto del Barrio Avanzado, situados en la zona residencial y no en el llamado PP-11, suelo de uso industrial del Polígono que es la opción por la que apuesta el Ayuntamiento, tiene una razón económica de peso: cuesta 26 millones menos al erario público. Y es que mientras que la Administración regional, a través de ERES, tendría que desembolsar una cantidad aproximada de 40 millones de euros para la urbanización del PP-11, de los que 11 son asumidos por Casbega, el coste en el Barrio Avanzado se reduce a 14 millones, menos los señalados 11 que correrían a cargo de la empresa embotelladora. Por tanto, casi diez veces menos.

Sin embargo, este planteamiento alternativo ha sido el que ha provocado un nuevo frente entre la Junta y el Ayuntamiento, que considera que la Administración regional quiere desmantelar de manera sistematizada los proyectos de la ciudad, llegándose a una situación que está colmando el vaso. En cambio, desde la Junta no se entiende la negativa del Ayuntamiento a una opción más económica. Por eso, se ha llegado a preguntar si hay intereses ocultos en el Consistorio para que Casbega se instale en el PP-11.

En todo caso, las cuentas están claras para la Consejería de Fomento, desde donde se asegura que son los primeros interesados en que Casbega venga a Toledo, pero también apuntan que de ninguna manera se dispone ahora del dinero para que la fábrica se levante en terrenos del PP-11. «Estamos trabajando desde el minuto uno para que Casbega se instale en Toledo; puede haber otros también muy interesados en ello, pero más que nosotros no», señalaron a ABC fuentes de la Consejería de Fomento. Sin embargo, hay un aspecto de esta polémica entre la Junta y el Ayuntamiento que quieren dejar clara: «no tenemos ningún interés, ni conviene lo más mínimo, introducir en un asunto como este la confrontación de tipo político y partidaria».

Para la Administración regional, en este asunto se parte de un «error», que no es otro que el de unir el proyecto de Casbega al desarrollo de los terrenos industriales del PP-11, una operación que, según dicen, «nos encontramos hecha». Hay que recordar que el proyecto, impulsado por parte de la Empresa Regional del Suelo y Vivienda de Castilla-La Mancha (ERES), se concretó y firmó en los últimos días de la pasada legislatura con el socialista José María Barreda como presidente de la Junta de Comunidades.

En concreto, el proyecto, que salió a licitación en los últimos días de abril de 2001, consistía en el desarrollo por parte de ERES, como agente urbanizador, de 600.000 metros cuadrados en la zona industrial del Polígono. En esta operación ERES debía costear la urbanización de la zona mediante la venta de parcelas. De la extensión total, Casbega presentó su oferta para hacerse con 180.000 metros cuadrados destinados a instalar su nueva planta, a un precio de 11 millones de euros. Sin embargo, el problema sobrevino cuando el 20 de mayo, fecha en que finalizaba el plazo para hacerse con las 22 parcelas restantes en que se dividió el PP-11, no se presentó ninguna oferta.

Lo más llamativo es que el 20 de junio de 2011, es decir, dos días antes de que María Dolores de Cospedal tomara posesión como nueva presidenta de Castilla-La Mancha en San Pedro Mártir, se firmó el contrato entre ERES y Casbega. A juicio de los actuales rectores de la Consejería de Fomento, «lo lógico hubiera sido esperar al nuevo Gobierno, sobre todo teniendo en cuenta que no se había presentado ninguna empresa que permitiera financiar la urbanización y el desarrollo del PP-11». Es más, no solo no se presentó ninguna empresa en aquel concurso público, sino que en el último año tampoco se ha interesado ninguna otra empresa por alguna de esas parcelas.

Financiación imposible

Por tanto, y según aseguran desde Fomento, en estos momentos de ajuste económico no hay posibilidad alguna de acometer una urbanización que, en el mejor de los casos, puede ascender a los 40 millones de euros, pese a que Casbega costee 11, ya que ERES no dispone ni mucho menos de ese dinero. El problema se agudiza cuando parece imposible conseguir esa financiación bancaria, y menos desde el momento en que no se han vendido las parcelas. También se asegura que se han hecho estudios alternativos, como la realización del proyecto en fases, pero las cuentas no salen debido a los costes fijos, como una subestación eléctrica o la depuradora.

Tras analizar durante largo tiempo el proyecto y observar su coste inasumible, la Junta ha propuesto como alternativa otra opción en terrenos de su propiedad. En concreto, en el Barrio Avanzado que diseñó el arquitecto francés Jean Nouvelle, que casualmente dispone de los 180.000 metros cuadrados que precisa Casbega para su planta de Coca-Cola. La gran diferencia es que estos terrenos son de la Junta y el coste es sensiblemente menor para el contribuyente en estos momentos de austeridad obligada.

Eso sí, en este caso se requiere la colaboración del Ayuntamiento para la recalificación de dichos terrenos como industriales, dado que se encuentran en la zona residencial del Polígono. Precisamente este es uno de los mayores reparos que pone el Ayuntamiento a este emplazamiento. No considera adecuado que una instalación industrial se instale a continuación de los últimos bloques de viviendas del Polígono, situados junto a la carretera N-400 en dirección a Cuenca. Sin embargo, la Junta entiende que ese posible problema puede quedar resuelto con una urbanización ligera de la zona y la instalación de un cinturón verde, más amplio en la parte más próxima de las viviendas, que aisle todo el perímetro de la parcela.

Además, se apunta desde Fomento que la planta que Coca-Cola tiene en Fuenlabrada está colindando prácticamente con viviendas, sin que se produzca ningún tipo de molestia sonora o de olores. Además, en el caso de Toledo la instalación industrial podría quedar desplazada hacia la parte más alejada de la parcela, a mayor distancia de los inmuebles y con la entrada a la factoría dando a la carretera.

Coste más reducido

En todo caso, el aspecto decisivo para que Fomento se incline por la opción del Barrio Avanzado es que el coste sería mucho menor. El cálculo de la urbanización en el Barrio Avanzado se estima en 14 millones de euros, de los que Casbega abona 11. «Financieramente es mucho más asumible», afirman fuentes de la Junta, que aspiran a que el Ayuntamiento estudie esta posibilidad «con detenimiento y seriedad». Incluso esta opción ha sido presentada a los responsables de Casbega, que por ahora no han mostrado rechazo, pero sí intentan evitar cualquier tipo de gresca política, un aspecto no deseado y que puede ser susceptible de interferir cualquier proyecto económico, que siempre saldrá mucho más fortalecido si hay consenso. Al margen del aspecto urbanístico, no hay que olvidar tampoco que la propia empresa distribuidora está inmersa en estos momentos en un proceso de fusión que hace que, por ahora, no se pueda poner fecha concreta a su llegada a Toledo, un proyecto en el que sí que siguen manifestando su interés.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.