Cultural

Cultural / arte

Garaizabal: el artista que llena los vacíos arquitectónicos

El proyecto titánico de Juan Garaizabal recupera edificios que la Historia borró. Una muestra en la galería Álvaro Alcázar lo documenta

Día 25/06/2012 - 15.48h
Reconstrucción «in situ» de Juan Garaizabal de la Iglesia Bohemia en Berlín
La reconstrucción «in situ» de la Iglesia Bohemia de Berlín, de Garaizabal, iluminada
Maqueta de la reconstrucción de Garaizabal de la Iglesia Bohemia, en Álvaro Alcázar
imagen anteriorimagen siguiente

Compartir

Berlín, años treinta. En el centro de la ciudad alemana se levanta la Iglesia Bohemia, la Bethlehemskirche, que desaparece del mapa urbano en los años sesenta, demolida, no sin antes haber vivido la Historia europea del último siglo en sus propias entrañas, carne y cimientos: refugio de los checos protestantes que huyen de Praga por motivos religiosos, herida de muerte en la Segunda Guerra Mundial por los bombardeos aliados, punto por cuyas cercanías pasó la línea divisoria, la dañina arteria, del Muro de Berlín... Historias y más historias, cicatrices y más cicatrices, que se acumulan en la memoria de una plaza, la Richardplatz, y que ahora se dibujan en el espacio, emergen a la superficie, gracias al trabajo del artista español Juan Garaizabal (Madrid, 1971).

Desenlace no escrito

Memorias urbanas es el título genérico del ambicioso proyecto –un auténtico work in progress, cuyo desenlace no está escrito– que este creador madrileño puso en marcha hace unos años y que consiste en la recuperación de aquellos lugares –generalmente inmersos en la vorágine de la urbe y el urbanismo contemporáneo, presos de las especulaciones más sangrantes e injustas– por donde ha pasado el manto del olvido como un gigantesco borrador sin dejar ni rastro del pasado, ni del presente más inmediato, por histórico que este haya sido.

La idea nace en el año 2007, cuando el programa de la Noche en Blanco en Bucarest le invita a participar y se le ocurre intervenir sobre la conflictiva memoria del Palacio del Parlamento Rumano, la que fuera Casa del pueblo durante el régimen de Ceaucescu. Luego vinieron las ausencias generadas en el entorno del Palacio de las Tullerías de París; del Archivo General del Reino, en el Palacio Real de Valencia, demolido durante la Guerra de la Independencia; del Mercado de Olavide de Madrid, derribado a comienzos de los años setenta; la torre del Palacio de Ribeira en Lisboa, arrasada por un terremoto a mediados del siglo XVIII; la Nonsuch House en el antiguo Puente de Londres y el Edo Castle Donjon en Tokio, desaparecido tras un incendio en el siglo XVII. Y vendrán otros tantos, como el que prepara para reconstruir, conforme a esas líneas maestras que dibuja en el aire, el templo mayor de Tenochtitlán, junto al Zócalo, en México.

Minimalista hasta los tuétanos

Si nos acercamos al último trabajo de Juan Garaizabal, aunque no sea in situ, sino a través de su versión documental en la galería Álvaro Alcázar (dentro de la programación de PHotoEspaña), podemos comprobar aquello que se dice, tan manido y hueco a veces, sobre la materia de la que se componen los sueños. Los sueños de Garaizabal se componen de una materia liviana, pero consistente a la par; resistente e inasequible al desaliento, porque el montaje mental y material que hay detrás de cada uno de estos proyectos en absoluto está pensado para débiles o para personas que no se sientan convencidas hasta la más íntima fibra de que merece la pena meterse donde se van a meter: en el agujero negro de la memoria, por tortuosa que esta sea; por sepultada que se encuentre entre las ruinas, enredada en un cruce de tiempos y épocas.

La imágenes que se exponen en Madrid, y que hablan del proyecto presente, en pleno proceso de realización, y de otros tantos que ya quedan para la Historia, como la propia historia que han querido rescatar, parecen dibujar en el espacio, arrancar huellas, cicatrices al aire. Todo sutileza, pero estamos hablando de trabajos titánicos, como este de Berlín, que consiste en una estructura de tubos metálicos de treinta metros de altura, apoyados en una serie de cubos.

Unos trazos blancos (tubos de led) parecen ser las pinceladas o los trazos finales, los últimos destellos de esa memoria y sus ausencias. Como el mismo artista ha llegado a decir en alguna ocasión, se siente una suerte de cazador de almas errantes, de espejismos, de sueños, hasta de fantasmas. Algo que suena tremedamente literario, y lo es, pero que se escribe con líneas de corte minimalista hasta los tuétanos. Quintaesencia del pasado. Llenar el vacío, escribir en el aire para que sea el propio aire el que grite a los cuatro vientos los sonidos del silencio. La voz de la Historia reconstruida.

Juan Garaizabal

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.