Internacional

Internacional

«El silencio de la comunidad internacional está matando sirios»

Entrevista al jesuita italiano Paolo Dall’Oglio, expulsado de Siria el 16 de junio, donde ha vivido los últimos treinta años

Día 23/06/2012 - 11.44h

Compartir

El jesuita italiano Paolo Dall’Oglio llegó a Oriente Próximo desde Roma a finales de los años 70, intentando mejorar el entendimiento entre musulmanes y cristianos. El antiquísimo monasterio de Deir Mar Musa, a unos 90 kilómetros de Damasco, ha sido su hogar durante los últimos 30 años y el centro desde el que ha posibilitado un auténtico diálogo interreligioso en Siria. Hasta que el pasado 16 de junio fue deportado por el Gobierno. Una campaña en internet llamada «No al exilio del padre Paolo» logró frenar su expulsión hace un año. Esta vez no ha sido posible.

-¿Cuáles son las razones por las que finalmente ha abandonado Siria?

-Supongo que por mi franqueza, por no aceptar las mentiras oficiales, por estar a favor de la democracia, la dignidad y los derechos humanos, un discurso bastante impopular en estos momentos en Siria. Era imposible continuar allí sin poder expresar mis opiniones libremente.

-El pasado 20 de mayo escribió una carta al enviado especial de la ONU Kofi Annan y que parece ser colmó la paciencia del régimen sirio. ¿Qué pedía en esa carta?

-Un genuino cambio democrático y en la estructura de poder, y advertía del peligro de que la violencia sectaria llevase a una radicalización del conflicto.

-Antes de dejar definitivamente Siria pasó unos días en una ciudad marcada por la violencia como es Qusayr (en el sur de Homs), ¿por qué se detuvo allí y cuál fue su vivencia?

-Escogí Qusayr porque la ciudad vive un momento muy difícil por los crecientes conflictos entre cristianos y musulmanes. Con mi presencia quería tratar de reparar estas divisiones y apoyar a las familias cristianas que han sufrido el secuestro de sus seres queridos en estos meses. Allí solo cabe hablar de guerra, de masacres, asesinatos, los hospitales están destrozados pero aún queda la firme voluntad de la gente que lucha por su libertad, los doctores que arriesgan sus vidas por ayudar a la gente…

-¿Cuáles fueron sus sentimientos al principio de la revolución y cómo la ve ahora?

-Al principio muchos pensamos que Bashar al Assad podría ser el protagonista de un cambio democrático sin violencia, pero no ha sido así. La revolución se ha transformado en una guerra civil en una parte del país. Cuanto más se enquista la situación más beneficiados resultan los grupos extremistas. Los jóvenes querían libertad y el estado ha preferido llamarlos terroristas para enfrentarse a ellos en lugar de llamarlos sociedad civil.

-Se puede decir entonces que usted apoya abiertamente a los rebeldes…

-Yo apoyo los derechos legítimos que reclama la sociedad civil, apoyo la no violencia, apoyo el diálogo y la reconciliación para crear un futuro. La omisión de Occidente es violencia, el silencio de la comunidad internacional está matando sirios. ¿Quiere que lo diga más claro…?

-¿Cuál sería entonces, a su juicio, la solución para Siria?

-Es complicado. No podemos creer que el uso de la fuerza es la solución, una mayor presencia de la ONU sería de gran utilidad... Siria necesita un verdadero proceso de reconciliación para conseguir la democracia.

-¿Y en cuanto a Bashar al-Assad…?

-No estoy interesado en el destino personal de Bashar. Es un hombre que vive fuera de la realidad.

-No parece demasiado optimista con respecto al futuro.

-El sufrimiento de los sirios va más allá de lo imaginable, es inmenso. Las atrocidades que se están cometiendo deberían ser juzgadas por un tribunal internacional. Pero soy optimista en un sentido y es que la gente ha sufrido mucho para rendirse ahora. Nunca regresarán al estado de sumisión en el que vivían antes.

-¿Teme que el conflicto sirio pueda trasladarse al Líbano?

-Si continúa será inevitable. Los políticos libaneses tienen que trabajar mucho si realmente quieren dejar al Líbano al margen.

-Siria tiene unos dos millones de cristianos, ¿cree que existe una amenaza para su supervivencia si hay un cambio de régimen?

-El temor a los fundamentalistas ha hecho que muchos cristianos apoyen a Bashar. Su miedo, aquí y en Europa, se explica porque el islam vive momentos de pujanza mientras que Europa no es más que una vieja señora a la que se le está acabando el dinero. Hay sectores interesados en propagar la teoría de que el islam es alérgico a la democracia y que los países árabes necesitan dictadores para funcionar … No es verdad pero al final queda algo de las mentiras que se repiten constantemente.

-¿Espera volver algún día a Siria?

-Inshallah (si Dios quiere…).

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.