Cine

Cine / reportaje

Diez futbolistas de película

Pelé protagonizando escenas de sexo, Maradona rodando con Las Trillizas de Oro, Cantona triunfando en Cannes, Iniesta de pirata albino... El fútbol y el cine son así

Día 19/06/2012 - 18.35h

Compartir

EDSON ARANTES DO NASCIMENTO (PELÉ). El más grande (posiblemente) también fue el más mimado por la cámara («soy un actor razonable», declaró en cierta ocasión). Aparte de su protagonismo estelar en «Evasión o victoria» (1981), con esa tijereta sublime como brochazo de oro, intervino (como su paisano Garrincha) en numerosos documentales hagiográficos como «O preço da victoria» (1959), «O rei Pelé» (1962), «Isto e Pelé» (1974) o «Pelé eterno» (2003), aparte del espléndido «La extraordinaria historia del New York Cosmos» (2006), que repasa su aventura americana setentera. Además, también le ha lanzado algunos caños al cine de ficción (una decena de títulos, que no está mal), destacando el género familiar en «Os trapalhoes e o rei do futebol» (1986) y en «Once más uno» (1983), donde ayudaba a los niños de un orfanato a que no les dejaran en fuera de juego. Más controvertido fue su paso por el drama gansteril «Pedro Mico» (1985), donde protagonizó una escena de sexo con Tereza Rachel que causó bastante revuelo en Brasil (¿ocasionaría tal trauma sus famosos anuncios sobre impotencia masculina?).

DIEGO ARMANDO MARADONA. Para muchos, el segundo en discordia en el trono del olimpo futbolero, junto con Di Stéfano y Zidane (que también tiene su pequeña filmografía con esa clase de ballet clásico que fue «Un retrato del siglo XXI», más un regate en «Asterix en los Juegos Olímpicos»). El «Pelusa» también atesora una carrera en el cine variopinta, en la que destaca con luz propia el nombre de Emir Kusturica, que en el documental «Maradona por Kusturica» (2005) le hizo un marcaje férreo pero condescendiente. Mucho antes, aprovechó su incipiente popularidad para asomar la zurda por un tridente de cine «para todos los públicos» de lo más leñero: «¡Qué linda es mi familia!» (1980), «Te rompo el rating» (1981) y «Los fierecillas se divierten» (1983). Ojo a la primera del hat-trick, dirigida por Palito Ortega y con Las Trillizas de Oro en su reparto. Y, ya en los altares, participó en cintas a su mayor (y divina) gloria como «El día que Maradona conoció a Gardel» (1996), «Santa Maradona» (2001), «Amando a Maradona»(2005) y, ya sin cortarse un pelo, el telefilme «El representante de Dios» (2010).

ALFREDO DI STÉFANO. La «Saeta Rubia» es, junto a Ricardo Zamora (en las casi jurásicas «¡Por fin se casa Zamora!» o «¡Campeones!») y Kubala (en «Los ases buscan la paz») el pionero del firmamento cinéfilo-futbolero en España. Su primer éxito fue «Once pares de botas» (1954) y, mientras conseguía Copas de Europa como churros, también protagonizaba filmes como «Saeta Rubia» (1956) o «La batalla del domingo» (1963), melodramón casi a la altura de «Con los mismos colores» (1949), que rodó en su etapa con el River. Décadas después intervino en el multitudinario documental de Santi Zannou «El alma de la Roja» (2009) y, con entrañable gorrilla y moviendo hilos para conseguir una entrada fetén a un chaval, en ese publirreportaje merengue llamado «Real, la película» (2005).

ERIC CANTONA. A pesar de su escasa apostura de galán, el mítico 7 de los Red Devils fue uno de los futbolistas con mejor puntería a la hora de dar el salto a la gran pantalla. En 1995 debutó con la bucólica «La alegría está en el campo», junto a Carmen Maura, y en 1998 consiguió un papel de tiros largos en «Elizabeth», de Shekhar Kapur. Unos cuantos títulos más (sobresaliendo «La fortuna de vivir», de Jean Becker), dieron paso a su auténtico gol por la escuadra, «Buscando a Eric», una «dramedia» social de Ken Loach (donde Cantona se interpretaba a sí mismo casi en plan fantasma de las Navidades pasadas) que quejó bastante buen sabor de boca en Cannes 2009. En sus siguientes títulos («Juntos es demasiado», «Switch» y «De force», defendiendo de nuevo la elástica francesa) volvió a calentar banquillo.

VINNIE JONES. Este defensa rompedientes, a cuyo lado Pepe sería una carmelita descalza, nunca le agradecerá lo suficiente a su representante que le concertara una cita con Guy Ritchie en una oficina y no en un pub con pestazo a serrín. Tan encandilado quedó el ex de Madonna con su talento interpretativo que le dio un papel en «Lock & Stock» (1998) y otro de más «enjundia» en «Snatch. Cerdos y diamantes» (2000). Aquel díptico fue el arranque de una meteórica carrera en el cine donde abundan títulos a cara de bulldog («Mean Machine», «Jugando sucio», «Blood Out»), pero también blockbusters 60 segundos», «Operación Swordfish», «X-Men 3»), comedias variadas («Untitled», «Año Uno», «Ella es el chico») y hasta algún filme para niños como «Tooth, el hada de los dientes», como mandan los cánones de todo buen duro marrullero. Nunca ganará un Oscar, pero tampoco habría pescado una Bota de Oro.

DAVID BECKHAM. Contrastando con Jones tenemos al niño bonito del fútbol inglés, cuya obsesión por meter su prodigioso pie derecho en Hollywood (no sabemos si por imposición de su señora) le llevó a jugar en Los Ángeles Galaxy. Antes, ya había desfilado por «Zoolander, un descerebrado de moda» (2001), aquella bufonada fashion victim de Ben Stiller, e incluso el mismo año prestó su nombre y estampa para la comedieta femenina «Quiero ser como Beckham». Durante su etapa en el Real Madrid, intervino en las dos partes de «¡Goool!» junto a compañeros como Raúl González y compatriotas como el legendario Alan Shearer(que, por cierto, también tiene unas cuantas películas en su haber). Su frustrado fichaje para «La pantera rosa» dejó en el alero su futuro cinematográfico, pese a los sin duda sabios consejos de su amigo Tom Cruise. Tal vez pueda tomar ejemplo del turco Tamer Balci, que en los años 50 llegó a encarnar al mismísimo Tarzán en algún exótico filme otomano.

ÍKER CASILLAS. Quizá inspirado por otro celebrado guardameta del equipo blanco, Julio Iglesias (véase «La vida sigue igual», allá por 1969), el cancerbero de la selección española se ha valido de su fotogenia y campechanía para intervenir en un par de títulos como «El penalti más largo del mundo» (2005) y la reciente «En fuera de juego» (2011), donde daba muestras de oficio con o sin guantes. Eso, aparte de la inevitable (para el madridismo, mayormente) «¡Goool 2!» y un recordado cameo en «Torrente 3». Pero, para esto último, mejor capítulo aparte.

TORRENTE F.C. ¿Para qué conformarse con un futbolista si se puede reclutar casi a un equipo completo? La saga creada por Santiago Segura se ha convertido, por la vía del cameo, en auténtica cantera del fútbol nacional(gracias a la abultada pizarra del representante Richy Castellanos). Así, podemos distinguir al mentado Íker Casillas, junto a Fernando Torres, Guti o Iván Helguera en su tercera parte, y al Kun Agüero, Cesc Fábregas, Sergio Ramos, Albiol, Arbeola e Higuaín en la cuarta, que además rendía homenaje carcelario a «Evasión o victoria».

ANTONIO MACEDA. A diferencia de Vinnie Jones, quien sí ha ganado un Oscar ha sido Antonio Maceda. Bueno, muy de refilón, ya que era la «estrella invitada» de «Volver a empezar» (1982), cinta con la que Garci rendía homenaje a Gijón y a su Sporting. Lamentablemente, el defensa valenciano no se animó a aprovechar tal éxito para arrancar una carrera cinematográfica en la que podía haber descollado como el Owen Wilson español. Prefirió fichar por el Madrid y unirse a la Quinta del Buitre, que al menos jugaba de película.

ANDRÉS INIESTA.El héroe de la final del último Mundial es uno de esos hombres tranquilos fordianos a los que se le puede adivinar una prometedora carrera en el séptimo arte (su talento interpretativo en los anuncios de helados que actualmente protagoniza es una valiosa pista al respecto). Pero él, siempre tan discreto, ha preferido dar el salto a la fama en un segundo plano, poniendo voz al pirata Albino en el largometraje de animación «¡Piratas!», que se estrena este verano. Qué buen chaval. Y sensato. Y prudente.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Kunstmuseum de Basilea ha cerrado durante poco más de un año y, gracias a un acuerdo con España, ha cedido gratuitamente sus obras maestras al Reina y al Prado
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo bello
lo útil
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.