Galicia

Galicia

Hacia una banca pública

Compartir

Algo es cierto, el camino hacia la subasta lleva tiempo expedito y claro. No es la mejor opción, al contrario

Día 27/05/2012

Novagalicia Banco se resiste a ser subastada. Hace bien. No habría vuelta atrás. Sus raíces dejarían de ser lo que una vez fueron. Eso lo sabemos todos. También que el futuro es incierto, el saneamiento costoso y la competitividad exacerbada; más allá de identidades, de idiosincrasias y de sensibilidades. Pero ¿por qué nunca ha funcionado o se ha querido realmente que funcionase una banca pública también en Galicia?

El ministro de Economía ha lanzado la última idea, crear un banco público con las entidades nacionalizadas o lo que es lo mismo, las que su capital social mayoritariamente pertenece o está en manos del FROB, o dicho de otro modo, del estado. ¿Es mejor esta solución que una subasta al precio irrisorio de un euro, si bien el pasivo que asume el asunto subastador es lo que cuenta y no lo de un modélico y simbólico euro?

La idea puede cobrar forma y ser algo más que una ocurrencia. No son pocas las voces que lo han reclamado. Incluso en Galicia, ¿pero queremos una banca pública?, ¿quién la gestionará, con qué criterios, con qué costes sobre todo para los gallegos? ¿qué grado de fidelización habría hacia la misma?, ¿se beneficiarían empresarios y particulares en condiciones más óptimas que las que ofrece una oligopolística cada vez más banca privada?

Algo es cierto, el camino hacia la subasta lleva tiempo expedito y claro. No es la mejor opción, al contrario. Significará perder demasiadas cosas y malvender un proyecto, una empresa, un símbolo de país. Pero esa es la realidad. Cerrar las puertas es la otra opción. La OCDE lo viene reclamando. Hay miedo a la catarsis a lo sistémico. Pero tampoco deberíamos autoafligirnos si alguna entidad desaparece.

Debemos replantearnos el cómo y el porqué el cuándo y para qué de una banca pública sobre todo hasta cuándo y luego qué sucederá. Es cierto que el estado blasona que no quiere perder dinero. Lo perderá, todos lo sabemos. El coste de la crisis lo pagan los verdaderos paganos, los ciudadanos, no los gestores, no los políticos, no los responsables en buena medida de esta auténtica debacle y desastre de gestión y enriquecimiento espurio para unos pocos sin escrúpulo y responsabilidad pero que han percibido indemnizaciones millonarias y gestionado las cajas, de todos, como su fundo particular y peculiar adheridos al ADN genético de partidos políticos.

Si al final, el camino pasa por la banca pública, ¿es mejor esta opción que una subasta? ¿sólo una única banca pública que agrupe realidades diversas y sensibilidades diferentes? ¿Quién pierde y quién gana con la banca pública y quién lo hace con una subasta cuando algunos tiburones financieros ya han posado sus ojos en Novagalicia y aplauden la partitura con la que se está haciendo una anodina, contradictoria, timorata y cambiante reestructuración financiera y donde todavía las últimas notas están en el aire?

Más de ciento cuarenta mil millones de euros de dinero público se han inyectado por el momento en sanear, reflotar, recapitalizar a un sector erosionado y corroído por dentro, ¿se imaginan que todo ese dinero un banco público lo hubiese ya inyectado a la economía real?

Pero no se preocupen, aquí, en este yermo de vaguedades imprecisas, nadie explica nada, todos censuran todos, y al final lo único cierto es que el ciudadano paga los platos rotos de gestores, políticos y responsables que saben de todo menos de responsabilidad. Todo pende en el aire, incluso el futuro más inmediato de Novagalicia Banco cuando la realidad es que los inversores privados y los fondos no llegan.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es Galicia en ...

Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.