Economía

Economía

El estreno de Hollande en Bruselas define el rumbo del eje franco-alemán y del euro

Merkel no quiere eurobonos ni en pintura y el presidente galo se resiste al Pacto Fiscal, pero están condenados a entenderse

Día 23/05/2012 - 09.09h
AFP

Compartir

El consejo europeo informal de esta noche servirá para quelas relaciones entre Francia y Alemania salgan del debate de la campaña electoral y desaparezca la falsa confrontación entre austeridad y crecimiento. Bajo la sombra de la quiebra de Grecia y las incertidumbres sobre la estabilidad del sector bancario español, los jefes de estado o de Gobierno de los Veintisiete se reunirán a cenar esta noche en un entorno en el que se les pide que hablen sin tabúes para preparar las decisiones que deberán tomar en la próxima cumbre del 28 de junio porque, a pesar de la gravedad de la situación, no está previsto que tomen ninguna decisión.

La reactivación del eje franco-alemán con la llegada por primera vez de Francois Holande a una reunión de este tipo se contempla como un elemento que marcará el rumbo de la toda Europa. Como explicaba ayer un alto funcionario de la Comisión, «Francois Hollande sabe que no puede poner en marcha la política de crecimiento que ha prometido en la campaña electoral sin la ayuda de Alemania y Alemania sabe que tarde o temprano tendrá que aceptar una política común sobre la deuda».

La cuestión es cuánto tardarán en ponerse de acuerdo en intercambiar la aceptación del Pacto fiscal que Hollande no quiere ratificar con el estudio de los eurobonos, que Merkel no quiere ver ni en pintura y «quién será el primero en ceder». Ni las peticiones del FMI o de la OCDE en vísperas de esta reunión, a favor de los eurobonos, han hecho cambiar la posición de Alemania que exige a cambio una mayor integración presupuestaria para garantizar que los países del sur mantengan su disciplina en las cuentas públicas. El ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ha llegado a sugerir un «auténtico gobierno europeo» encarnado en la Comisión, cuyo presidente sería elegido por sufragio universal.

Algo así eso es lo que piensa la Comisión Europea, que de esta situación solo se puede salir con una mayor integración europea, una unión económica total: «Necesitamos reflejar qué tipo de Unión se necesitará para profundizar en la integración económica y política, por ejemplo que una emisión conjunta de deuda tenga sentido para todos los países que comparten la moneda única» dijo ayer el comisario Olli Rehn al informar ante el Parlamento Europeo sobre sus previsiones para la cumbre de hoy.

Muchos países como España ya han hecho saber claramente que la solución de los eurobonos está demasiado lejos en el tiempo, mientras la situación interna se deteriora aceleradamente. Peor aún es la situación para Grecia, que no tiene ni siquiera un gobierno estable para estar representada en la mesa de Bruselas. Probablemente su principal abogado será el presidente del Parlamento Europeo, el socialista alemán Martin Schultz, que como marca la tradición leerá unas palabras ante los líderes del Consejo, sin duda sobre su visita a Atenas.

El mensaje que se espera es que la UE sigue queriendo a Grecia en su seno, pero que depende de los griegos y del gobierno que estén dispuestos a elegir. Una señal la ha dado el propio Hollande, que se ha negado a recibir al líder de la izquierda radical Alexis Tsipras, a pesar de que este dice que basa sus esperanzas de lograr renegociar el programa de ayuda financiera en el cambio que supone la llegada de un socialista al Eliseo. Sin embargo, Hollande si recibió el martes en Paris al ex ministro de economía griego, el también socialista Evangelos Venizelos, partidario de seguir las recetas de la UE.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.