Economía

Economía

Enrique Bañuelos, el «conquistador» regresa a España

Después de su paso por Brasil, el ex presidente de Astroc regresa a nuestro país invirtiendo en Amper

Día 22/05/2012 - 16.33h

Compartir

En la historia negra de la burbuja inmobiliaria hay una fecha grabada a fuego: el 24 de abril de 2007. Aquel día las acciones de Astroc se desplomaron un 37,23% y ejercieron un efecto arrastre sobre el resto de las sociedades surgidas al calor de la explosión del ladrillo. Los más pesimistas (o realistas, como demostraron los hechos posteriormente) decían que aquello era el comienzo del «pinchazo» que ponía de relieve la exagerada ponderación del sector. Otros trataron de acotar el tropiezo. Lo achacaban al carácter excesivo del que fue uno de los empresarios más ambiciosos de nuestro país, Enrique Bañuelos (Sagunto, 1966).

En apenas dos meses los títulos de la promotora pasaron de valer 72 euros a poco más de 15. El presidente de la inmobiliaria y gestora de suelo valenciana, que llegó a codearse entre los cien primeros puestos de la lista Forbes al embolsarse en un solo año 5.700 millones de euros, pertenecía a un modelo empresarial que se alejaba del estándar del sector: joven, carismático, el «Donald Trump español» se acercaba más al arquetipo norteamericano que al paradigma hispano, marcado por la opacidad y la voracidad urbanística. «A mí me dejan desnudo en Central Park y en 24 horas estoy paseándome por la Quinta Avenida en una limusina», dijo en una ocasión.

Con la misma intensidad con que irrumpió en el Ibex, Astroc se hizo cenizas en cuestión de unas semanas. Bañuelos vendió sus propiedades y participaciones. Pasó una temporada en Londres. Abandonó España antes de que la hoguera que le había expulsado de la presidencia de la compañía se propagara por todo el sector. Cruzó el Atlántico y en Sao Paulo fundó su nuevo imperio, «Veremonte». En ese mercado en ebullición, su entorno natural, comenzó su regreso: creó un grupo valorado en 3.000 millones de reales (1.200 millones de euros), la tercera mayor sociedad brasileña del sector. La prensa especializada del país suramericano le apodaba el «conquistador».

Apuesta por las tecnológicas

Será, precisamente, Veremonte el vehículo de inversión que utilizará para formalizar su vuelta a España. Ayer anunció a la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) que alcanzará una participación del 28,385% en el capital de tecnológica Amper por 20 millones de euros. Su primera inversión desde su partida.

Por lo que se ve en sus últimos movimientos, Bañuelos ya no está interesado por el magullado sector inmobiliario.Veremonte se convertirá en el principal accionista de Amper, con una participación del 28,38%, seguido de los fondos de inversión Tvikap, con un 17,37%; de Telefónica (4,56%), Banca Cívica (4,02%), Naropa Cartera (3,99%) y Liquidambar Inversiones Financieras (3,95%). Fuentes cercanas a Enrique Bañuelos, consultadas por Ep, destacaron que Veremonte participará directamente en Amper. Es decir, no se trata de una inversión, sino un posicionamiento con vocación de permanencia. Una apuesta a largo plazo.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.