Sociedad

Sociedad / MEDIO AMBIENTE

España y Portugal crean su primer parque natural internacional en torno al Tajo

Acuerdan fusionar los dos espacios existentes a ambas orillas en el tramo fronterizo para mejorar la gestión y evitar duplicidades

Día 21/05/2012 - 18.30h

El río Tajo, barrera natural entre España y Portugal a lo largo de 60 kilómetros, va a servir como lazo de unión para ambos países gracias a la riqueza natural de su entorno. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, incluyeron en la declaración conjunta de la cumbre bilateral celebrada el pasado día 9 en Oporto un acuerdo para poner en marcha en ese tramo fronterizo el primer parque natural internacional.

Este nuevo espacio de protección conjunta de los ecosistemas llevará el nombre de Parque Internacional Tajo-Tejo (PITT) y está situada en la zona del mapa en que el territorio español penetra en forma de cuña en el de su vecino. Ocupará más de 51.000 hectáreas a ambas orillas, uniendo así la gestión de los dos parques naturales que ya existen en la actualidad separados por el río.

La parte española se extiende sobre 25.088 hectáreas de once municipios de la provincia de Cáceres y la portuguesa sobre 26.484 repartidas entre dos «concelhos» del distrito de Castelo Branco. En el caso español, la gestión es competencia en la actualidad de la Junta de Extremadura, que seguirá ocupándose de ella en el futuro parque internacional.

Los objetivos del parque

La fusión de estos dos espacios en un solo parque pretende unificar los criterios en la conservación y la gestión de un espacio natural que no conoce de fronteras políticas, así como evitar las duplicidades, explica a ABC el jefe del Área de Proyección y Desarrollo de la Red de Parques Nacionales, Francisco Cantos. Por ejemplo, en la actualidad se dan circunstancias absurdas, como que, en una determinada zona del río, se prohíbe en una orilla que naveguen embarcaciones turísticas cuando se detecta nido de cigüeñas, mientras que en la opuesta se sigue permitiendo.

Pero los beneficios de una gestión compartida se extenderán a muchos otros aspectos, como la regulación de la caza, el turismo, la vigilancia, el nivel de las aguas o las tareas propias de la conservación de la biodiversidad, por citar algunos. La creación del nuevo espacio internacional permitirá «mejorar la eficiencia en la conservación y facilitar la gestión», señala Cantos.

Hasta ahora, España contaba con dos reservas de la biosfera que comparte con otros países, la de Gerês-Xurés entre Orense y el norte de Portugal, y la del Mediterráneo, entre Andalucía y Marruecos, así como con una «carta de hermanamiento» para el Parque Nacional de Ordesa y el de los Pirineos, en el lado francés. Sin embargo, la fórmula de colaboración no es tan estrecha como la gestión conjunta que se prevé para el Tajo, ni tampoco existen otros proyectos similares sobre la mesa.

El espacio protegido del futuro parque Internacional tiene un alto valor ecológico, reconocidas como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) e integradas en la Red Natura 2000. Cuentan con dos tipos de ecosistemas de gran importancia, el de bosques de ribera y el de monte mediterráneo. En sus cortados habitan aves amenazadas, especialmente las 23 parejas de cigüeña negra, pero también es el hogar del águila real, el buitre leonado y el alimoche. En las zonas de monte mediterráneo del futuro parque internacional existen cuatro parejas de águila imperial ibérica, así como 31 de buitres negros. Otras especies de interés para su conservación en estos hábitats son la nutria común, el lagarto verdinegro, el galápago europeo, el topillo de Cabrera y distintos tipos de murciélago.

La creación de un parque internacional está prevista en la Ley de Biodiversidad, pero aún falta que España y Portugal se pongan de acuerdo en el detalle de los futuros órganos conjuntos a que dará lugar, aunque ya se están manejando algunos esquemas iniciales.

Según explica Cantos, habrá un órgano de gestión —en el que participarán, por parte española, la Junta de Extremadura y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y la administración competente del país vecino— y otro de participación, que integrará a los distintos agentes que tienen algún tipo de vinculación con el espacio natural, desde las asociaciones ecologistas a las empresas de turismo fluvial.

Plan de Actuación

Tras el acuerdo alcanzado en la cumbre bilateral de Oporto, le toca ahora a los parlamentos de los dos países legislen sobre su puesta en marcha. Una comisión de planificación y desarrollo será el órgano colegiado, del que formarán parte un representante de Parques Nacionales y otro de la Junta extremeña, será el responsable de planificar y hacer el seguimiento de las actuaciones que se aprueben en el Plan de Actuación. Las dos administraciones españolas firmarán un protocolo general de colaboración, que se ocupará de la financiación de actuaciones en el parque internacional y de garantizar la conservación y protección de sus sistemas y valores naturales.

El rango del espacio protegido seguirá siendo legalmente para España el de parque natural, con lo que no se prevé que vaya a variar los usos y restricciones previstas en su actual Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). No obstante, en este caso se califica como ecosistema fluvial, el único en España junto a los Arribes del Duero, en las provincias de Zamora y Salamanca.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.