Internacional

Internacional

Muere el espía de Gadafi condenado por el atentado de Lockerbie

Día 21/05/2012 - 11.38h
Temas relacionados

Uno de los hijos del dictador reconoció a su novia, modelo de «Playboy», que el ataque fue una venganza contra Estados Unidos

El agente secreto libio Abdel Basset Al Megrahi falleció ayer a los 60 años de edad tras semanas hospitalizado por el empeoramiento de su cáncer de próstata, según confirmaron fuentes familiares a varias agencias de noticias. Era el único condenado por el ataque terrorista cometido en 1988 sobre un avión de la compañía Pan Am, que estalló en el aire sobre Lockerbie (Escocia). Murieron un total de 270 personas, las 259 personas que iban en el aparato -la mayoría estadounidenses- y 11 vecinos.

Megrahi fue localizado el pasado agosto por un reportero de la CNN cuando Trípoli caía en manos de los rebeldes y Muamar Gadafi, el jefe de este espía convaleciente, ponía pies en polvorosa. El espía, gloria de los años más sangrientos y siniestros del régimen gadafista, había sido abandonano moribundo junto a su familia. En medio del caos se habían esfumado todos los que lo arroparon y vitorearon a su regreso a casa en 2009 después de ser liberado de la cárcel porque, supuestamente, le quedaban tres meses de vida acosado por el cáncer de próstata.

En 2001 había sido condenado a cadena perpétua a pesar de que él siempre negó su implicación en el atentado. Pero ocho años después Gadafi logró esa polémica extradición aceptada por las autoridades escocesas apoyadas en motivos humanitarios. La indignación creció cuando el condenado fue recibido como un héroe a su llegada al aeropuerto de Trípoli.

El agente secreto no parecía entonces que fuera a morir a las pocas semanas. Se instaló en una cómoda villa capitalina y llegó a participar el verano pasado, sobre una silla de ruedas, en alguna manifestación de apoyo al dictador cuando su régimen se tambaleaba.

En los cuarteles que los militares libios habían abandonado ante el avance insurgente podía verse el rostro de Megrahi sobre la pared de alguno de los barracones, como pudo comprobar este enviado especial. Era un símbolo de los peores años del sanguinario régimen que, para tratar de reinsertarse, accedió a compensar con millones de dólares a los familiares de los fallecidos en Lockerbie. Parecía solo una prueba más de su participación.

Para disgusto de Estados Unidos, las autoridades de la nueva Libia se negaron a entregar a Megrahi. Un portavoz libio dijo ayer sin embargo que esta muerte no cerrará el caso. El primer ministro británico, David Cameron, dijo ayer en EE.UU.que Megrahi nunca debió haber sido extraditado.

La modelo de «Playboy»

La jovencita de brazo escayolado que deambulaba por el hotel de los periodistas ese agosto resultó ser la novia de Moatassim Gadafi, que semanas después moriría como su padre en la batalla de Sirte. Talitha van Zon, una modelo holandesa que llegó a copar la portada de «Playboy», escapó de las autoridades del régimen saltando por un balcón y contó al «Sunday Telegraph» sus peripecias.

«Tuvimos una enorme discusión sobre Lockerbie», señaló al reportero. «Le dije (A Moatassim) que las víctimas eran civiles, no militares y él me dijo: “Talitha, los americanos atacaron nuestra casa en Libia y mi padre perdió uno de sus niños”. No ocultaba que los libios habían hecho aquello por venganza».

El espía Megrahi murió este domingo sin dar más detalles que la modelo de «Playboy».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.