Economía

Economía

Alemania: aquí hay trabajo

El Gobierno de Merkel quiere facilitar la llegada de trabajadores extracomunitarios tras el verano

Día 04/05/2012 - 04.12h
Alemania: aquí hay trabajo
efe

Compartir

Alemania tiene un problema demográfico y otro económico: con una de las tasas de natalidad más bajas de Europa y una de los economías con mayor potencial de crecimiento, los políticos y académicos hace años que vienen advirtiendo que el país necesita una solución si quiere mantener la sostenibilidad de su sistema económico. El problema demográfico germano viene de lejos: un reciente informe del Instituto Federal de Estadística (Destatis) apunta que Alemania es "el único país del mundo en el que la tasa de natalidad se ha mantenido entorno a la cifra de 1,4 niños por mujer desde hace 40 años".

En las regiones orientales de la antigua República Democrática Alemana, donde la tasa de natalidad es menor y el desempleo notablemente más alto que en los Estados federados occidentales, se da una curiosa y dramática situación: la población desempleada no es capaz de cubrir parte la demanda de trabajadores pues no está suficientemente cualificada para ello. De esta manera, se da un paradójico desfase: en el Este, la demanda no cubierta de trabajadores y el paro se mantienen relativamente altos al ser incapaces de complementarse. El último informe mensual del Bundesbank (abril) apunta que Alemania podría necesitar un llegada anual de 200.000 inmigrantes en los próximos años para poder hacer frente a las demandas futuras de su mercado laboral.

La semana pasada, la Asociación de Ingenieros Alemanes (VDI) y el Instituto de Economía Alemana de Colonia (IW) volvieron a dar la voz de alarma en la Feria de Hanóver, la mayor muestra industrial del mundo: "En marzo de este año había en Alemania 110.400 puestos de ingenieros sin cubrir. Es la cifra más alta desde el inicio de nuestro monitoreo en agosto del año 2000", dijo Wille Fuchs, director del VDI. Y la falta de personal le ha hecho perder al sector industrial alemán alrededor de 8.000 millones de euros, según el estudio del VDI y el IW.

La carencia de ingenieros se ve agravada por la tendencia demográfica negativa de la locomotora económica europea. Según el mismo estudio, ningún país de Europa tiene un sector de ingenieros tan envejecido como Alemania: uno de cada cinco ingenieros en activo es mayor de 55 años. Así las cosas, el Gobierno de Angela Merkel tiene tres opciones: fomentar el nacimiento de niños con políticas sociales y laborales que animen a los jóvenes a ser padres, lo que tendrá resultados (si los tiene) a largo medio o plazo, formar a la población desempleada que no es capaz de cubrir la demanda laboral o atraer a trabajadores extranjeros que cubran esa demanda tan alarmante. Berlín ya está dando claros pasos en esa última dirección.

Hace ahora precisamente un año, Alemania levantó las restricciones de libertad de movimiento laboral que mantenía con ocho países de Europa oriental miembros de la UE, como Polonia o Hungría. Cifras oficiales esperaban la llegada anual de 140.000 trabajadores, pero como confirmó recientemente la Agencia Federal de Empleo, esa cifra ha ascendido sólo a 63.000 personas. El mercado laboral alemán sigue, por tanto, demandando trabajadores.

Menos restricciones comunitarias

La CDU de Merkel y sus socios de Gobierno, los liberal-conservadores del FDP, anunciaron la semana pasada que habían llegado a un acuerdo para reducir los obstáculos burocráticos que los trabajadores extracomunitarios tienen que superar si quieren acceder al mercado laboral alemán: tras el verano debería entrar en vigor la ley que reduce el suelo mínimo que debe ganar un trabajador extracomunitario para poder firmar un contrato (y recibir así el permiso laboral) de los 66.000 euros anuales a los 44.800. Y en aquellos sectores donde la demanda de personal laboral es más acuciante, como los trabajos técnicos y de carácter científico, ese mínimo salarial será rebajado hasta 34.944 euros anuales.

El Gobierno alemán mata así dos pájaros de un tiro: facilita la llegada de trabajadores extranjeros tan necesaria para la economía germana y mantiene su política de presión salarial, aplicada desde hace una década y tan criticada por otros países europeos, que echan en cara a Berlín su brutal superávit exportador y su tradicionalmente débil consumo interno. Sólo un dato: en Alemania sigue sin haber un salario mínimo interprofesional, aunque el Gobierno de Merkel lleva años prometiendo su introducción.

Pese a la presión salarial de una economía tan exportadora como la alemana, y dada la insostenible situación del mercado laboral de países como Grecia o España, Alemania se ha convertido sin duda en un atractiva salida para muchos desempleados de la llamada periferia europea. Pero, ¿qué profesiones son las más demandas? El Instituto de Economía Alemana de Colonia (IW) ha acuñado las cifras MINT, que resumen muy bien cuál es la principal demanda laboral en Alemania. En alemán, las siglas MINT corresponden a los siguientes perfiles profesionales: matemáticos, informáticos, científicos, ingenieros y profesiones técnicas en general. El IW prevé que el mercado laboral alemán necesitará alrededor de 100.000 MINTs hasta 2014, y unos 110.000 más entre 2015 y 2020. Sin embargo, nadie asegura a los trabajadores comunitaros el cobro un salario mínimo.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.