Madrid

Madrid

Lucifer se la pega en una terraza madrileña

Día 29/04/2012 - 11.58h
Temas relacionados

Ha vuelto a ocurrir, puede que otro miembro del ejército de ángeles expulsados del Paraíso por San Miguel haya caído en la capital. Puede que la escultura del Ángel Caído del Retiro ya no sea la única de este tipo

guillermo llona
El ángel caído de la Calle Mayor
guillermo llona
El ángel caído de la Calle Mayor
guillermo llona
El ángel caído de la Calle Mayor
guillermo llona
El ángel caído de la Calle Mayor
julia vallespín
El ascenso del ángel caído de la Calle Mayor
julia vallespín
El ascenso del ángel caído de la Calle Mayor
julia vallespín
El ascenso del ángel caído de la Calle Mayor
imagen anteriorimagen siguiente

En el siglo XIX cayó un ángel en los Jardines del Buen Retiro de Madrid. Era Lucifer, que desde entonces y clavado al suelo madrileño mantiene su mirada llena de odio fija en el Cielo del que fue expulsado. No se conocía otro ángel caído que, ya como escultura, pudiese ser contemplado por el paseante. Pero ha vuelto a ocurrir. Puede que otro miembro del ejército de ángeles expulsados del Empíreo por el arcángel San Miguel haya caído en Madrid. Y no exactamente en el suelo de la capital de España. Se ha metido un tortazo contra la azotea de un edificio de la Calle de los Milaneses, cerca de la Calle Mayor.

Filippo Mancia, de Catania, Sicilia, es diseñador web, y lleva menos de un año en el piso sobre el que se ha estampado el extraño ser alado. «La primera vez que pasé a la terraza y la vi pensé que era una estatua de Satán, y sigo pensándolo», afirma Filippo. «Al principio no me gustaba, pero ahora... le da color a la terraza, a la casa. No es una escultura que dé mal rollo, sobre todo si ves su cara. Ahora ya me da igual que sea o no el Diablo», asegura el siciliano.

Bajo la terraza de Filippo vive Ana Zúñiga. Es médico de familia. A Ana le gusta vivir bajo este ángel caído. «No es tan impactante como la escultura del Retiro, incluso es un poco cómica. Si te acercas, puedes ver la cara del ángel que se ha pegado un tortazo. Además, en la estatua no veo tanto un ángel caído expulsado del Paraíso como un ángel caído porque se ha dado un buen golpe», afirma. Puede que Ana se esté acercando al significado original de la obra... La médico de familia fue testigo de la llegada del ángel. «El día que lo trajeron fue muy divertido, porque cortaron toda la calle y la escultura pasó por delante de nuestros balcones mientras la subían», recuerda Ana. Su amiga y vecina Julia Vallespín fotografió el momento, y ha cedido a ABC.es las imágenes.

Vicente Castellón vive en el edificio de enfrente. Es músico, toca el oboe en el Teatro Real. Y tiene al extraño ser alado frente a su balcón. «No conozco el significado de la obra», confiesa Vicente. «Sí conozco la escultura del Ángel Caído del Retiro, porque en una ocasión tuve que hacer un trabajo sobre la conexión de algunas estatuas de Madrid con óperas», añade. Al músico no le incomoda tener a pocos metros de su casa a este ángel. «La verdad es que no me molesta…», asegura.

A estos jóvenes les gusta vivir amparados por el misterioso personaje alado que corona el edificio de la Calle de los Milaneses. Un músico, una médico y un diseñador web. Parece que les va muy bien. Quizás estén protegidos por el ángel. A su lado, un edificio deshabitado, con las entrañas muertas, pura fachada, puro esqueleto. Sin alma ya.

«Accidente aéreo»

La obra se llama «Accidente aéreo», y su autor es el escultor Miguel Ángel Ruiz Beato. Alguien podría decir que los segundos nombre y apellido del artista eran una señal. Pero, ¿qué representa la obra?, ¿es Lucifer? No, no lo es. «El significado está en el propio título. Es un accidente aéreo de este personaje que está ahí estampado. Es un aviador antiguo, que pudiera tener que ver con una mitología diferente de la que estamos habituados», explica el escultor a ABC.es. Aunque concede, «su identidad es algo abierto».

Miguel Ángel Ruiz admite que «las comparaciones con el Ángel Caído del Retiro son inevitables». Y añade, «cualquier objeto, y más si es público, tiene un montón de lecturas y posibles relaciones con otros significados». «Me inventé una mitología de personajes que podían volar. Este ser hacía un viaje que para él era habitual. Se da una vuelta por ahí, y cuando vuelve le ha crecido una ciudad. No cuenta con este Madrid, no lo ve, ¡a lo mejor se ha entretenido mirando la Sierra!, y se traga la Calle Mayor», explica el escultor.

Lucifer se la pega en una terraza madrileña
flickr
Logo de Swan Song

Ruiz Beato hizo hace muy poco un descubrimiento. «La figura es muy parecida al logo del sello discográfico de Led Zeppelin, Swan Song. Yo lo conocía, pero cuando diseñé la escultura no estaba pensando en él. No sabes muy bien dónde tienes las imágenes cuando surgen», confiesa el artista. «Accidente aéreo» es una escultura en bronce, «algo mayor al tamaño natural, como un 20% mayor», asegura su autor, que lamenta la ubicación de la obra. «Desde abajo, desde la Calle Mayor, no se ve el rostro del personaje, y se pierde la sensación del leñazo que se está dando».

¿El único ángel caído?

Es creencia popular que la única escultura en un espacio público dedicada a Lucifer expulsado del Paraíso se encuentra en los Jardines del Buen Retiro de Madrid. La estatua protagonista de la Fuente del Ángel Caído es una obra del escultor Ricardo Bellver fundida en bronce en 1878. La escultura representa a Lucifer, «el portador de la Luz», recién expulsado del Paraíso, hacia donde dirige su mirada, llena de rabia y odio. En el pedestal del conjunto se encuentran varios demonios de cuyas bocas sale el agua de la fuente. El hecho de que la escultura esté situada a 666 metros sobre el nivel del mar, y que sea la única dedicada sin duda al Diablo, ha convertido al lugar en un punto de encuentro de curiosos y seguidores del culto a Satán.

La obra de Bellver pudo haberse inspirado en los versos de El paraíso perdido, de John Milton, que cuentan la expulsión del Cielo que sufre Lucifer. «La serpiente infernal cuya soberbia / Hizo arrojar del cielo, de los ángeles / Rebeldes, numerosos los ejércitos, / Con cuyo auxilio ambicionó sentarse / En el mayor asiento de la gloria, / Queriéndose igualar al Ser más alto», dicen los versos de la tercera estrofa del Canto I de la obra. Y añaden los de la cuarta estrofa: «Y mientras tanto que infelice sufre / Constante pena y matador tormento, / Sus ojos melancólicos dirige / Doquier desacertados, tristes, lánguidos, / Pero con brillo de arrogancia y odio. / Contempla desde lejos a los ángeles / Y de recuerdos desgraciada víctima / Su alma se llena de terror y espanto / Al ver su adversa situación horrible».
Lucifer se la pega en una terraza madrileña
guillermo llona
El Ángel Caído del Retiro

Pero puede que el Lucifer del Retiro no sea la única escultura pública dedicada al ángel caído. En Turín, el Monumento al Traforo del Frejus tiene como protagonista a un ser alado que porta sobre su cabeza una estrella. Inaugurada en 1879, la fuente está compuesta por un montículo de bloques de piedra extraídos de las excavaciones que se hicieron para el túnel de Frejus. En la parte baja del conjunto, entre las rocas, varios titanes de mármol. Y en la cima, un genio alado y coronado con una estrella. La luz, la razón, sobre la fuerza bruta.

La figura protagonista del monumento italiano coincide con la del Lucifer «portador de la Luz» que fue expulsado del Paraíso. Pero si la rabia y el orgullo del rostro del Ángel Caído del Retiro no dejan lugar a la duda, en este caso la identidad del genio alado no está tan clara. De nuevo, la cuestión queda abierta a todo tipo de interpretaciones. Claro que, en el fondo, el espectador quiere que el genio alado sea Lucifer.

Apocalipsis 12:7-9

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.