Internacional

Internacional

Obligan a dimitir un diputado salafista que trató de ocultar una operación de nariz

Compartir

El egipcio Anuar Al Balkimi simuló haber recibido una paliza, pero una clínica destapó su rinoplastia

Día 06/03/2012 - 12.11h

Hace una semana, Anuar el Balkimi, diputado por el partido salafista Al Nur, denunció haber sido víctima de un robo con violencia que lo envió al hospital. Su imagen con la cara vendada cubrió la prensa egipcia, donde se denunciaba el aumento de la inseguridad en el país, mientras que su partido exigía al ministerio del Interior que respondiera por su supuesta responsabilidad en el incidente. El caso de Al Balkimi se ha convertido en el primer escándalo político de la nueva legislatura egipcia, pero por una razón bien distinta: al diputado no le habían partido la nariz en un robo sino que se la había operado en un procedimiento de cirugía estética.

El ultraconservador Al Nur, que en un principio había apoyado la versión de su diputado, sorprendió ayer con un comunicado en su página de Facebook en el que aseguraba que Al Balkimi había dimitido de su cargo como legislador y de su puesto en el partido después de reconocer que su historia era falsa. Según las visiones más conservadoras del Islam, por las que se rige Al Nur, la cirugía estética es un pecado porque modifica la creación de Dios, pero la reacción de la formación política parece responder más al bochorno creado por el diputado tras enredarse en su propia mentira.

El pasado 29 de febrero, había relatado Al Balkimi, su coche fue asaltado por desconocidos en la carretera de El Cairo a Alejandría, que le dieron una paliza y lo dejaron inconsciente. Según su versión, le habían robado también 100.000 libras egipcias (12.500 euros) en efectivo. De allí fue trasladado al hospital Sheij Zayed de la capital, donde días después atendió a los medios de comunicación y les explicó que los médicos le habían tenido que reconstruir la cara después de la agresión. La historia parecía enmarcada en una serie de sucesos violentos que han sufrido en las últimas semanas varios legisladores y candidatos presidenciales egipcios, en los que algunos ven algo más que coincidencias.

Sin embargo, fueron los empleados de una clínica de cirugía estética de la capital los que destaparon la posible mentira. Al Balkimi se había sometido a una rinoplastia el día anterior a su supuesto asalto y, en contra de la recomendación de los médicos, había abandonado inmediatamente la clínica tras la operación, revelaba ayer el diario “Al Ahram Online”. Las vendas, por lo tanto, eran consecuencia de este procedimiento.

Es más que posible que la carrera del salafista haya acabado poco más de un mes después de que comenzara con la apertura del nuevo Parlamento egipcio, el primero elegido de forma libre, y el primero también en el que los partidos parece que empiezan a hacer responsables a sus miembros de sus propios errores. Al Nur esperaba ayer que el ya ex-diputado presentara “una disculpa formal a los doctores del hospital, al partido, a los miembros del Parlamento, a los medios de comunicación, a las fuerzas de seguridad y a todo el pueblo egipcio”, exigió ayer en un comunicado.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.