Internacional

Los rebeldes somalíes de Al Shabab anuncian su adhesión a Al Qaida

Día 10/02/2012 - 19.46h

En un vídeo cercano a los 15 minutos de duración, el líder de los rebeldes africanos, Ahmed Godane, jura lealtad a la red terrorista

afp
El líder de Al Qaida, Al Zawahiri, en el vídeo en el que anuncia la alianza con Al Shabab

Vuelta de tuerca al conflicto de Somalia. El líder de la red terrorista Al Qaida, Ayman al Zawahiri, ha anunciado este viernes la adhesión a su «cruzada yihadista» de la milicia somalí Al Shabab. En un vídeo de casi 15 minutos de duración, Al Zawahiri reconoce que el objetivo del acuerdo es «apoyar al bloque yihadista que se enfrenta a la campaña cruzada y sionista en Kabul, Bagdad y Mogadiscio». El líder de los rebeldes africanos, Ahmed Godane, jura lealtad a Al Zawahiri «con el libro de Dios y la "sharia" de su profeta, y obediencia en la orientación y en la obligación».

Dislexia poética al margen, el interés real de esta unión parece claro: lamer heridas comunes. Como asegura a ABC el exministro de Seguridad somalí, Abdisalam Xaji Adan, el anuncio por parte de los rebeldes de Al Shabab tan solo es «un grito desesperado» ante sus últimas derrotas. Para Adan, la reciente campaña bélica iniciada por el Ejército keniano en territorio somalí ha hecho especial mella en las fuerzas de los rebeldes, quienes «venderán su alma al diablo si es necesario para sobrevivir».

Salida a la desesperada o no, lo cierto es que en los últimos meses el grupo rebelde parecía haber entrado en su «Rubicón» particular. Primero, tras la muerte el pasado mes de junio de Fazul Abdullah, presunto líder de Al Qaida en Somalia, y sobre todo, ante el debate interno abierto en las filas de la milicia sobre la idoneidad o no de continuar el bloqueo hacia la ayuda humanitaria que entraba en el país. No en vano, durante los meses más cruentos de la hambruna, varios de sus generales entablaron negociaciones -desoyendo al propio líder Godane- con organizaciones humanitarias para permitir la llegada de suministros de urgencia a los cerca de 3,7 millones de personas afectadas. «Al Shabab no es un solo grupo homogéneo, sino muchos. Algunos más extremistas que otros», dice el exministro.

Rebeldes desencantados

Las cifras le otorgan razón. En la actualidad, el núcleo duro de la facción islamista -aquéllos que siempre han apelado por una yihad global de manos de Al Qaida- tan solo está conformado por cerca de 500 combatientes (cerca de un 20%, de origen extranjero), el resto (poco más de 10.000 milicianos) simplemente son rebeldes desencantados con el actual funcionamiento del Gobierno de Transición Federal. Hoy en lucha cruenta por la defensa del islamismo radical, pero quizá mañana vendidos a un postor mejor.

Eso sí, en esta bicefalia, las sinergias de Al Shabab no son ninguna novedad. Llámese o no Al Qaida. A mediados del pasado año, Naciones Unidas filtró un informe que acusaba al Gobierno de Eritrea de financiar en la sombra a las milicias somalíes. En el documento, realizado por un el Grupo de Supervisión de la ONU en Somalia y Eritrea, se inculpaba directamente a altos funcionarios de su embajada en Kenia de realizar pagos mensuales a la organización por valor de 80.000 dólares, así como de la planificación de un atentado durante la pasada cumbre de la Unión Africana celebrada en Etiopía.

«Mano negra»

«Ya en 2008, un importante número de miembros de Al Shabab se encontraba bajo protección de Eritrea. De igual modo, algunos de los rebeldes detenidos reconocen haber sido entrenados en su territorio en el manejo de explosivos y la realización de atentados suicidas. La mano negra existe», corrobora Adan.

Y armas, a buen seguro, no faltarán en su empuñadura. Según un informe del Stockholm International Peace Research Institute publicado el pasado año, aunque impera un embargo sobre Somalia, la compra de armamento por parte de grupos paramilitares y rebeldes se ha disparado recientemente gracias a los fondos aportados por Eritrea y la diáspora somalí -se calcula que Al Shabab genera cada año entre 70 y 100 millones de dólares solo en impuestos ilegales-. El estudio también denuncia que hasta un 80% de las armas y municiones donados por la comunidad internacional al Gobierno somalí termina en manos privadas.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.