Economía

Economía

Nóos imputó a los convenios sueldos de empleados de hogar

Compartir

El Consejo General del Poder Judicial abre diligencias informativas al juez del caso

Día 09/02/2012

Ayer terminaron de prestar declaración en las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía en Barcelona los últimos de los noventa trabajadores de las distintas empresas que formaban la «galaxia Nóos». El testimonio de buena parte de ellos ha servido a los investigadores para confirmar algo que ya se sabía por boca de uno de los imputados en el caso, Marco Antonio Tejeiro Losada: que se cruzaban facturas falsas entre las sociedades de la trama por trabajos no realizados para obtener ventajas fiscales. Tejeiro prestará declaración el sábado en Palma ante el juez instructor José Castro. Ese día le acompañarán el exsocio de Urdangarín, Diego Torres; la mujer de éste y hermana de Marco Antonio, Ana María Tejeiro; su también hermano Miguel y el abogado Salvador Trintxet.

En cualquier caso, las declaraciones de los empleados también han aportado cuestiones que refuerzan las líneas de trabajo de los encargados del caso. Así, algunos de estos trabajadores han asegurado que se dedicaban solo a tareas domésticas y de mantenimiento de viviendas y, sin embargo, sus sueldos fueron imputados luego como gastos de los convenios firmados por el Instituto Nóos con administraciones públicas, como la balear.

Facturas «infladas»

Asimismo, hay testimonios de personas que afirman haber cobrado hasta 600 euros al mes de alguna de las sociedades simplemente por buscar información a través de internet. Para cobrar ese salario ni siquiera tenían que ir a las oficinas de Nóos, sino que lo hacían desde casa. También han prestado declaración encuestadores que trabajaban en empresas de la trama y gente que hacía labores de consultoría, pero no relacionadas con los acuerdos suscritos con los gobiernos valenciano o balear, sino para entidades privadas que nada tenían que ver con los convenios.

«No ha aparecido nada que justifique que ese entramado de empresas cobrara tanto dinero del instituto», sostienen fuentes consultadas por ABC, que insistieron en que «con estas declaraciones se apuntalan más las líneas de investigación». «Las sociedades de Diego Torres e Iñaki Urdangarín no han hecho un trabajo efectivo que pueda explicar las importantes cantidades de dinero que recibían de Nóos. En otras ocasiones, cuando se hacía algún trabajo se inflaban las facturas», añaden.

En realidad, las declaraciones de los trabajadores de la «galaxia Noos» no han aportado grandes novedades. De hecho, el ya citado Marco Antonio Tejeiro, farmacéutico de formación y que actuaba como administrador de las sociedades del entramado, admitió en el interrogatorio al que fue sometido el 9 de noviembre que se habían realizado cruces de facturas entre las distintas firmas por trabajos no realizados. Pero fue más lejos, ya que también reconoció que lo que se buscaba con estas actuaciones era obtener ventajas fiscales, aumentando de forma artificial los gastos de determinadas empresas y rebajando por tanto los beneficios, con el consiguiente ahorro en los impuestos.

Tejeiro reconoció estas irregularidades cuando se le mostraron algunos de los documentos intervenidos en un registro realizado horas antes en Sant Cugat del Vallés, en Barcelona, que tenían anotaciones suyas en las que se podía leer: «Objetivo: rebajar a 275.000 euros beneficios de Nóos Consultoría. IN paga Nóos Consultoría y Nóos Consultoría paga a TT, y TT paga a In». IN son las siglas del Instituto Nóos, dirigido por Torres y Urdangarín, y TT las del bufete Torres Tejeiro, que trabajaba para la entidad sin ánimo de lucro y resto de sociedades. Tejeiro asegura que era su cuñado Torres quien le ordenaba hacer este tipo de cosas.

Los empleados de las empresas ligadas a Nóos —Instituto Nóos, Nóos Consultoría, Intuit, Virtual Strategies, Shiriamisu, Aizóon y Fundación Deporte y Cultura— han asegurado en las declaraciones prestadas desde el lunes que en efecto no han hecho esos trabajos que figuran en las citadas facturas, a pesar de que Diego Torres, en su interrogatorio del 9 de noviembre aseguró en reiteradas ocasiones que esos recibos ni eran falsos, ni se habían confeccionado para obtener ventajas fiscales.

Pero el proceso judicial podría complicarse. La comisión disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial ha abierto diligencias informativas previas a José Castro, el juez instructor del caso, según informa hoy «El País». La decisión fue tomada tras la denuncia que sobre supuestas filtraciones del sumario fue presentada por el abogado del expresidente balear Jaume Matas. La comisión ha decidido «investigar las medidas adoptadas por el juzgado para evitar las masivas filtraciones y, en la medida de lo posible, que sean depuradas las responsabilidades».

El Duque no será grabado

Por otra parte, en medios de la investigación ha llamado la atención el cambio de actitud del abogado del Duque de Palma, que el martes admitió por primera vez la posibilidad de que su cliente haya cometido alguna irregularidad. «Este tipo de declaraciones no se pueden hacer sin autorización del cliente, y más en un caso como este», se interpreta en esos medios. «En cualquier caso, se habla de errores, no de reconocer hechos delictivos», añaden. En relación con el interrogatorio de Urdangarín del día 25, el juez Castro acordó ayer que su declaración sea transcrita en lugar de grabada en formato audiovisual, como solicitó la defensa. El resto de los interrogatorios sí serán grabados.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.