Córdoba

Córdoba

Del califato «rojo» al califato «roto»

Compartir

La enésima fractura interna en IU afecta al denominado núcleo duro, el PCA, en el que se libra una lucha por copar cargos

Día 06/02/2012 - 10.00h

Hablar de crisis interna en IU en Córdoba no es nuevo. Que el conflicto estalle a poco más de un mes para unas elecciones forma parte de la tradición del partido; lo mismo que hablar de imposiciones, pucherazo, falta de respeto a las bases o incluso que Valderas, como ocurrió con el adiós de Rosa Aguilar, se haya enterado de todo este conflicto «por la prensa» y, aún esté « esperando una llamada de Córdoba para que me expliquen».

Lo que sí es nuevo es que la fractura se produzca en el seno del propio PCA, aunque los motivos sean los de siempre. «Hay una parte del partido que se muestra más receptiva a los planteamientos de la izquierda más plural, y otra, más ortodoxa, busca tomar el control ocupando las diferentes direcciones», señalan.

La dimisión de Francisco Martínez como coordinador provincial, por el «pucherazo» del aparato andaluz en la designación de la «número 1» para las autonómicas pone de manifiesto que la disputa interna ha pasado de las ideologías a los nombres. Una prueba está en la foto del adiós de Martínez en la que aparecen apoyándole rostros representativos del PCA como Ana Morales, el exedil Pedro García o el secretario provincial, Miguel Ángel Peña.

Y es que ya no se trata de dogmas o corrientes como sucedió en las batallas entre Centella y Ocaña en el 2000, que siguieron a nivel nacional con la expulsión de Rejón (2004), que se concretaron gráficamente en el «abrazo partido» de Rosa a Centella tras el batacazo electoral de 2007 o en las presiones a Ocaña para conformar una lista sin rastro de los fichajes y afines a la exalcaldesa en 2011.

«Hay una clara intención de posicionarse en puestos de responsabilidad por parte de un núcleo que conforman José Manuel Mariscal, líder regional del PCA, Elena Cortés y López Calvo. Lo intentaron en la reciente asamblea local, y perdieron. Ahora tratarán de lograr la dirección provincial», indica un destacado miembro de IU que asegura que «la aspiración última es que Cortés sea candidata a la alcaldía en 2015. Si uno de los actuales concejales abandona, ella es la siguiente en la lista. No es descartable que comiencen las presiones».

Que las presiones se trasladen de la sede de IU a Capitulares no es novedad. Ocurrió con Aguilar en múltiples ocasiones y en ambas direcciones. A la exalcaldesa le imponían nombres como Cortés y ella se tomaba la revancha con otros como Igualada o nombrando a Rejón como director de su campaña en 2007.

La tradición siguió con Ocaña en 2009, al que pidieron la cabeza de Francisco Cárdenas—que entregó pocos meses después— y del propio Igualada. Tras una tregua de poco más de un año, la fractura se revela como interna. «Es una lucha política del propio PCA, algo sorprendente, pero es así», señalan desde IU.

En la trastienda de este asunto, la decisión de Martínez, expresada en el Consejo Provincial Ampliado, de que la lista para las andaluzas la encabezara una mujer, en lugar de Mariscal. Una decisión que «no les sienta nada bien y provoca una reacción inmediata. Si no puede ser él, será la candidata que ellos designen, en este caso Doblas», indican.

«Martínez ha sido un ingenuo. No se puede luchar con el aparato. Es la historia de siempre», indica Luis Carlos Rejón que asegura asistir «con suma calma» a «un desfile de cadáveres. El poco respiro e ilusión que podían tener para las autonómicas se lo han cargado», señala.

«Ahora mismo el resultado es muy incierto. Estamos al 50% en apoyos», indica un partidario de Martínez. Otros, como Manuel Ruda, portavoz municipal en Fuente Palmera lo expresan abiertamente por twitter. «Hemos pasado del califato rojo al califato roto».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.