Moda

Moda / ALTA COSTURA

El lujo sobrevive a la crisis en París

Vestidos de cinco cifras y clientas con Visa Oro: entramos en el corazón de la moda más VIP

Día 30/01/2012
El lujo sobrevive a la crisis en París

Compartir

París se podría definir con varios símbolos: la torre Eiffel, los macarons y la alta costura. Ingredientes únicos que convierten a la ciudad en la capital mundial del amor, del lujo y de la moda. Algo que hemos comprobado del 23 al 25 de enero, cuando un privilegiado grupo de creadores han mostrado en sus hoteles, palacios y talleres las colecciones de alta costura para la Primavera-Verano 2012. A firmas clásicas como Dior, Chanel, Valentino o Armani se les han unido en los últimos años nombres llegados de Oriente Medio, como Elie Saab (conocido como el diseñador estrella de las alfombras rojas) o Zuhair Murad, de origen libanés.

El caso de Murad es una historia de talento y visión de negocio. En 1995 abrió su primer taller en Beirut y muy pronto consiguió fama internacional. Hoy es uno de los creadores más solicitados en Rusia, China, Japón y Oriente Medio, y sus clientas no dudan en desembolsar miles de euros por uno de sus vestidos.

La cita es a las cuatro de la tarde en el hotel Westin, en la rue Castiglione. A pesar de la lluvia, un importante grupo de señoras francesas vestidas de Chanel de arriba abajo y unas cuantas jóvenes orientales forradas de marcas hasta el cuello, hacen cola para el show.

Brillo = opulencia

«¿Vivir una vida normal? Eso no le interesa a Zuhair Murad». Así arranca la nota de prensa de la colección «Casino Fever» del diseñador, una idea que veremos materializada en los 40 fabulosos looks que desfilarán sobre la pasarela, puro lujo y fantasía,

El lujo sobrevive a la crisis en París

inspirados en el personaje de Sharon Stone en la película «Casino». Pensados para «mujeres que viven a partir de las once de la noche, brillantes, abrumadoras y llenas de lujo y fuerza». Y ricas, muy ricas.

La colección está llena de paillettes, cristales, piedras y bordados que recubren vestidos largos de corte sirena, pero también vestidos mínimos solo aptos para cuerpos esculturales y conjuntos de leggings y chaquetas en clave «deluxe».

Una vez terminado el desfile, el trabajo no ha acabado todavía. En los tiempos que corren, los diseñadores tienen muy claro que aquí lo importante es vender, así que Murad recibe, una a una, a todas sus clientas VIP detrás de las bambalinas. Les da dos besos a cada una y les da las gracias con una sonrisa cálida. Todas se van embelesadas, y lo más importante: comprarán.

La nueva «Visa China»

Con todo, hay quien se pueda plantear cómo es posible vender vestidos de cinco cifras en los tiempos que corren. «En la vida, me gusta arriesgar. No quiero deprimirme por la difícil situación actual, para mí es sano el intentar sobrevivir», nos cuenta Murad. «La costura tiene mucho de sueño y cuando comienzo una colección de costura pienso en positivo: en mujeres alegres, sexies, llenas de vida, que viven felizmente y que disfrutan con el lujo», añade.

El lujo sobrevive a la crisis en París

Las mujeres a las que se refiere ya no son tan mayores ni tan europeas: las nuevas clientas de costura vienen de China y apenas rondan los 30 años. «La última colección tuvo muchas clientas rusas, ahora la mayoría son chinas. Antes fueron americanas», nos explica el diseñador. «Sí, noto una tendencia a una generación más joven, por supuesto de familia rica, que busca ser única en ocasiones muy especiales», añade. «Mi costura la pueden llevar también las jóvenes. Por eso he sacado unos leggings, que tienen un ligero toque rock, con una chaqueta muy estructurada, y vestidos con transparencias muy ceñidos al cuerpo».

Una tendencia que ya anunciaba el informe oficial de la World Luxury Association para 2012: China se ha convertido en el mayor consumidor mundial de productos de lujo. Y se espera que el consumo total de bienes de lujo alcance los 59.000 millones de euros, un récord. También el grupo Richemont, el segundo de lujo en el mundo, subrayaba hace unos días que el 20 por ciento de su crecimiento en 2011 se debía al impulso asiático.

Qué es alta costura

Apostar por el lujo en estos tiempos no es una idea tan descabellada. Además, la alta costura es una entidad protegida por la ley en Francia y los criterios para pertenecer al grupo, definidos por la Cámara de Comercio e Industria de París desde 1945, son muy estrictos. Lo primero, es necesario diseñar ropa a medida para clientes privados, bajo pedido.

El lujo sobrevive a la crisis en París

Los diseñadores de haute couture pueden vender un limitado número de piezas por prenda y han de tener un taller propio con al menos 20 artesanos. Cada temporada, además, han de presentar sus colecciones ante la prensa en París, con al menos 35 diseños por colección. Y por supuesto, todo el trabajo ha de ser artesanal y con primeras calidades.

Zuhair Murad nos cuenta que él necesita unos cinco meses para preparar cada colección y que cuenta con un equipo de 150 personas, para los bocetos, texturas y bordados. Un trabajo minucioso que puede llevar hasta 800 horas de artesanía para cada vestido.

«Estoy muy emocionado» ante la gala de los Oscar, reconoce Murad, «las actrices son clientas muy importantes». Hasta el momento, estrellas como Miley Cyrus o Jennifer López han apostado por Murad. El 26 de febrero estaremos bien atentos.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Estilo Real
La Reina en Miami
La Reina en Miami
Doña Letizia lució un vestido Felipe Varela en verde talco con bordados de cristal y plata
Alerta Rosa
ABC.es La actualidad del mundo del corazón, cada semana, de la mano de Beatriz Cortázar

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo último...

Prueba los nuevos juegos web

Últimos vídeos

Abc_Opinion_24_02_2017_sociedad_EMontanes

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.