Internacional

Internacional

EE.UU. advierte a Irán por «canal secreto» que habrá guerra si cierra el paso de Ormuz

Según «The New York Times» se habría hecho llegar una carta personal al líder supremo iraní Alí Jamenei

Día 14/01/2012 - 04.24h

Compartir

Estados Unidos lo dijo ayer de forma pública y bien fuerte: «no toleraremos que Irán cierre el estrecho de Ormuz y esto es una línea roja». Pero por si estas palabras del secretario de Defensa, Leon Panetta, y otras cotundentes advertencias lanzadas desde Washington son interpretadas por Teherán como meras bravuconadas, la Casa Blanca ha utilizado un «canal secreto» para hacer llegar directamente la firmeza de su posición al supremo guía de revolución iraní, ayatola Alí Jamenei. Así lo desveló ayer «The New York Times».

No se trata de conversaciones entre ambos países ni probablemente de ningún enviado, sino más bien quizá la entrega de una carta, utilizando la mediación del Gobierno de Suiza, cuya Embajada en Teherán cubre algunos servicios para EE.UU. (sin Embajada propia desde la revolución islámica). Washington quiere evitar que una escalada de declaraciones y acciones acabe conduciendo a un conflicto en el estrecho de Ormuz que los estadounidenses no buscan ni probablemente tampoco los iraníes, pues su economía se vería muy afectada.

Un bloqueo perjudicaría al comercio internacional del crudo, dado que por este paso circulan 16 millones de barriles de petróleo diario (el 20% del que se comercializa diariamente), pero haría más daño al propio Irán, sin poder exportar ni un barril de su petróleo y sin poder importar bienes de consumo. «Sería algo suicida», afirma Dennis Ross, hasta hace poco uno de los principales asesores de Barack Obama sobre la región.

Ya el jefe del Estado Mayor conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, el general Martin Dempsey, aseguró la semana pasada que EE.UU. «pasará a la acción y reabrirá el estrecho» en el caso de que Irán lo cierre. Un segundo portaaviones norteamericano, el Carl Vinson, se encuentra ya en el Golfo Pérsico. Aunque el Pentágono precisa que su presencia, por cuestiones de logística en la guerra de Afganistán, ya estaba prevista desde hace meses, lo cierto es que los mandos militares estadounidenses han estado trabajando en la hipótesis de una acción bélica en ese delicado punto.

Los militares consideran, de acuerdo con «The New York Times», que Irán tiene capacidad suficiente para bloquear efectivamente el paso. Aunque su fuerza naval es muy inferior a la de EE.UU., Irán ha estado invirtiendo durante años en armas para una «guerra asimétrica». Así, se estima que ha adquirido al menos 2.000 minas navales, dispone de numerosas lanchas rápidas fuertemente armadas y cuenta con misiles de crucero antibarco distribuidos a lo largo de toda su costa. «La respuesta es simplemente sí, pueden bloquearlo», dijo el general Dempsey en unas declaraciones en televisión.

En esa «guerra asimétrica», la actividad de guerrillas la mantendría la Guardia Revolucionaria, que tiene una Armada propia, separada de la Armada convencional que en gran medida aún tiene barcos de la era del Sha. Una acción rápida de la Guardia Revolucionaria en la colocación de minas obligaría a cesar el tráfico en el estrecho. Barcos de guerra estadounidenses se podrían ver forzados a retirar las minas en medio del fuego de misiles desde la costa iraní.

«Sería como una pelea con navajas dentro de una cabina telefónica», se describe desde el Pentágono, recordando las estrechas dimensiones de Ormuz. En su punto más reducido, el paso tiene unos 40 kilómetros de distancia. Las fuerzas navales iraníes podrían infligir daños, pero acabarían aniquiladas, afirman los militares estadounidenses.

Junto al «canal secreto» establecido para llevar su claro mensaje a la cúpula iraní, Washington está desplegando otras gestiones diplomáticas. Las de mayor nivel las está manteniendo estos días el secretario del Tesoro, Tim Geithner, de gira por Extremo Oriente para intentar reforzar las sanciones contra Irán. Geithner se ha reunido con los mandatarios de Corea del Sur, Japón y China para convencerles de que reduzcan la compra de petróleo iraní. Juntos adquieren el 46% de los 2,5 millones de barriles diarios que exporta Irán. El mayor comprador de ellos es China (22%); siguen Japón (14%) y Corea del Sur (10%). De hecho Pekín ya ha reducido algo sus pedidos, mientras que Tokio y Segúl se han comprometido a estudiar alternativas.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.