Cine

Cine

Búsqueda y encuentro con el clímax del arte

La película «Viaje al Edén», del finlandés Rax Rinnekangas, abre un ciclo en la Sala Berlanga y explora un territorio afín al de «Los pasos dobles» de Isaki Lacuesta

Día 15/10/2011 - 12.49h

Compartir

La persecución no sólo es un cometido del arte, sino también un privilegio... Y lo es, incluso, perseguir y no alcanzar, tal y como le ocurre al cineasta Isaki Lacuesta en «Los pasos dobles» en su búsqueda del pintor François Augièras y los frescos que realizó en un bunker y enterró en algún lugar del desierto africano, quizás cerca de donde mezcla barros e ideas el huidizo Miquel Barceló. Acaba de ver la luz «Los pasos dobles» (película que ganó en la última edición del Festival de San Sebastián) y aparece de repente y en similar terreno un doble; no, un triple, un artista finlandés, Rax Rinnekangas, y una película titulada «Viaje al Edén», que hace un semejante recorrido entre lo ficticio y lo documental pero con la sutil diferencia de que consigue agarrar por la pechera al pintor y a su obra enterrada; otro pintor, Vicente Ameztoy, y otra obra, «El Paraíso» y una serie de santos (sin sombra) revelados en la ermita de Nuestra Señora de Remelluri, en Álava.

«Viaje al Edén» ha abierto este fin de semana un ciclo de cine finlandés en la Sala Berlanga, pero sobre todo le ha abierto un generoso hueco a la reflexión sobre un asunto tan eterno como las luces en el arte: la conversación de una cámara con los niveles de luminosidad de lo que está filmando, y la conversación de dos artistas que han perdido su «luz» y que la encuentran tras ese tropiezo fortuito con la obra de Ameztoy y con sus ecos dantescos (en el sentido algihierico o alegórico de ese último minuto de Adán y Eva en el Paraíso).

La voz en «off» del pintor Nacho Angulo, que interpreta en la película a un compositor detenido (obstruido) por el sentimiento de culpa causado el accidente de su hija pequeña, que permanece en coma en un hospital finlandés, es el hilo conductor de ese viaje, que realiza junto a un pintor de manos que ha perdido la luz, o la fe, o la convicción de su modelo y musa. La precisión de los planos, su composición interna, la fascinante mezcla de tonos y temperaturas en el color, o en su ausencia, en la claridad o en la penumbra..., el fundido en negro silencioso el cambio de secuencias, y la mezcla también con el claroscuro del texto y de los sentimientos que alumbra, convierten el viaje en una experiencia audiovisual, y con llegada (pues la persecución culmina en alcance) a ese punto máximo de los dos artistas ante las pinturas reveladoras de Ameztoy que propician esa especie de clímax, de convulsión, pero también de tregua, que convierte a cualquier obra en satisfactoria. En perfecta sintonía entre su interior y su proyección externa: satisfactoria para sus personajes y satisfactoria para el espectador.

Una película especial, distinta, dentro de un ciclo diferente y que, durante estos días, también ofrecerá otros títulos como «Pueblo de sielencio», de Kari Väänänen; «A ciegas», de Matti Ijäs, y «Eila», de Jarmo Lampela.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Kunstmuseum de Basilea ha cerrado durante poco más de un año y, gracias a un acuerdo con España, ha cedido gratuitamente sus obras maestras al Reina y al Prado
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo bello
lo útil
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.