Uno de los ejemplares de lince ibérico que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta liberó en la zona del entorno del río Guarrizas (Jaén) en diciembre de 2010, en el marco del «Proyecto Life 2006-2011», ha fallecido por «un proceso agudo» cuyas causas se investigan.

Técnicos del Programa Life localizaron al ejemplar «Íbero» en la finca Tamaral Bajo, de Santa Elena (Jaén), «con dificultades de movimiento» el 22 de septiembre. El animal fue recogido y llevado al Centro La Olivilla (Jaén), donde fue atendido. Sin embargo, el felino no respondió a los tratamientos y murió el 25 de septiembre.

La necropsia realizada al animal «no arroja información suficiente sobre la causa de su muerte». Los análisis practicados a los tejidos, por su parte, reflejan «una congestión severa en órganos internos (hígado, riñón y pulmón, sobre todo)», han indicado fuentes del Programa. No obstante, «es necesario concluir el resto de análíticas para determinar el origen del deceso», matizan.

Tras esta pérdida, solo quedan tres de los cinco linces que fueron liberados en Guarrizas. El Programa de Cría en Cautividad del Lince Ibérico buscaba proporcionar ejemplares adecuados para reforzar las poblaciones históricas de este felino o reintroducirlos en las mismas, más teniendo en cuenta que en agosto se encontró muerta al la hembra «Grazalema».