Internacional

Internacional

Amor con cláusulas

Desoyendo a Cupido, los ricos de Hong Kong firman cada vez más acuerdos prenupciales antes de casarse para que sus parejas no les desplumen en caso de divorcio

Día 22/09/2011 - 10.52h
Amor con cláusulas
PABLO M. DÍEZ
Una pareja china se retrata para el álbum de boda bajo un castillo en la ciudad de Dalian

Compartir

En las bodas de Hong Kong, pronto habrá que sustituir aquello de “en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza” por el latiguillo legal “la parte contratante de la primera parte”. En las sociedades más pujantes y adineradas de Asia, como es el caso de la excolonia británica devuelta a China en 1997, el destino de los matrimonios ya no se rige por los caprichosos deseos de San Valentín ni las flechas de Cupido, sino por contratos prenupciales que podrán ser esgrimidos como prueba ante los tribunales. Puede que el amor sea ciego, pero no estúpido. Como ya popularizaran Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones entre los ricos y famosos de Hollywood, en Hong Kong están proliferando los acuerdos legales antes de llegar al altar.

Con ellos, la parte más potentada de la pareja, por lo general los hombres, intentan proteger el patrimonio con el que acuden a la boda. En caso de divorcio, a la parte más humilde le quedará una pensión, pero no podrá aspirar a llevarse la mitad de la riqueza que el otro cónyuge hubiera ganado antes de casarse. La mayoría de los firmantes de este acuerdo son acaudalados hombres de negocios de Hong Kong con grandes fortunas que no se fían totalmente de sus mujeres, sobre todo si éstas vienen de una posición económica y social más baja. En muchos casos, son los propios padres los que obligan a sus hijos a firmar los acuerdos prenupciales para que la “media naranja” no se lleve consigo la mitad de la fortuna familiar que le correspondería en caso de ruptura.

Hasta ahora, los acuerdos prenupciales no tenían validez legal en los tribunales de separaciones de Hong Kong. Pero las tornas están cambiando a raíz de dos recientes sentencias. Para empezar, un juez ha establecido el principio de “reparto equitativo” entre ambas partes en caso de divorcio, mientras que en el Reino Unido, cuyas leyes siguen influyendo en Hong Kong por su pasado colonial, un fallo judicial ha legitimado por primera vez los contratos prenupciales. Ocurrió en octubre del año pasado, cuando un tribunal británico aceptó jurídicamente el acuerdo prematrimonial suscrito entre la rica heredera Katrin Radmacher y su banquero de inversiones, Nicolas Granatino. En este caso, era el marido quien rechazaba el contrato prenupcial para sacar más tajada del divorcio con la reina del imperio papelero Radmacher, cuya fortuna está estimada en 100 millones de libras esterlinas (117 millones de euros).

Pero la decisión del Tribunal Supremo británico le ha dado una base legal a los acuerdos prematrimoniales que ya está teniendo consecuencias en Hong Kong, uno de los lugares del mundo con mayor concentración de multimillonarios, coches de lujo, restaurantes con estrellas Michelín y galerías comerciales de diseño.

De 2.000 a 20.000 divorcios en cinco años

“Aunque constituyen un elemento que distorsiona la confianza en la relación de pareja, en los últimos tiempos están abundando en Hong Kong porque los cónyuges adinerados, que cada vez se casan más tarde y llevan al matrimonio una gran fortuna, no quieren perder ni su dinero ni su patrimonio en caso de ruptura”, explica a ABC Jonathan Mok, un abogado especializado en divorcios y socio del bufete Mayer Brown JSM. Desde 1981 hasta 2006, la edad media a la hora de dar el “sí quiero” ha subido cinco años: 32 para los hombres y los 28 para las mujeres. En las tres últimas décadas, los divorcios han pasado de 2.000 a más de 20.000. Con estos mimbres, las parejas acuden cada vez con más desconfianza al altar.

“Antes de casarse con una mujer chino-americana, un inversor de banca de la isla estableció que, si se divorciaban a los tres años, le daría una pensión mensual de 50.000 dólares de Hong Kong (4.688 euros), pero la cifra se doblaría si llegaban juntos a los diez años”, recuerda Jonathan Mok.

Desde 2005, los acuerdos prenupciales se han multiplicado por diez en Hong Kong y algunos letrados especialistas en divorcios ya llegan a tramitar hasta medio centenar al año. Por si acaso se acaba algún día, el amor es más seguro, y por supuesto menos caro, con cláusulas legales de por medio.

Regalos de despedida para corazones rotos

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.