Columnas

Opinión

Columnas

Pedro González «A la Princesa Letizia le puede el zapato»

Compartir

«Entre los hombres más distinguidos están el diplomático Bernardino León y Francisco Camps, a quien tan bien sientan los trajes»«Para pasar las pruebas de masa corporal, las modelos toman cerveza y donuts. Luego, el día del desfile vuelven a la talla 34. Me da asco tal hipocresía»

Día 07/09/2011

Quién marca estilo en España?

-Hay iconos, como Isabel Preisler, y no es tópico. Es coherencia, seriedad, sencillez y saber estar en el momento oportuno. Porque no se es elegante por vestir de una manera, sino por vivir de modo elegante, algo que no tiene que ver con el dinero: la distinción es un don.

-Pues cite un señor distinguido.

-Bernardino León o Francisco Camps, con buena percha y a quien tan bien sientan los trajes, sin bromas.

-No menciona a la Princesa Letizia...

-Hace muy bien su trabajo, pero la encuentro un poco encorsetada, rígida... Yo le daría unas palmaditas en el hombro y le pondría cosas de su talla, que las lleva algo grandes. Y luego, está muy obsesionada con la altura del zapato, y el zapato le puede.

-¿Hay políticos a la moda?

-Elena Salgado, Sinde...

-¿Cómo ve a Rosa Díez y su color magenta?

-Es una mujer coherente que lleva con seguridad lo que se pone, igual que De la Vega, que se siente bien en su piel, te guste o no. Ambas derrochan seguridad.

-¿Un personaje para cambiar de arriba abajo?

-Ana Botella, sin lugar a dudas.

-¿Y quién se cree que es para dar estos juicios? Reconoce al menos que su profesión está endiosada...

-Y que es muy seria, aunque hay mucho arribismo. Una imagen sigue valiendo más que mil palabras.

-Antes la amiga te aconsejaba «mira qué mono», hoy es «personal shopper». ¿Nos hemos pasado?

-Totalmente. Por eso he escrito un manual con los principios y conocimientos de este oficio de estilista, le aseguro que nada baladí.

-Tendrá sus debilidades. ¿Una tienda de referencia?

-«Gallery», en Madrid.

-¿Y entre los diseñadores?

-Jacobs, Ghesquière, Palacios, Vázquez, Ocáriz...

-Siguiendo su máxima de que la grandeza está en el detalle, ¿por qué complemento se decanta?

-Por las pulseras. Me recuerdan a mi infancia, al sonido del oro, a las monedas engarzadas, la semilla que mi madre llevaba colgada de la pulsera, un modelo que resume mucho lo que significa ser señora.

-Se ha fijado en que la crisis se pone el sombrero...

-Para desdramatizar lo que significaba ponérselo antes, democratización y, por ende, vulgarización. Hay que saber qué se lleva y cómo para no caer en el disfraz. Como con la capa española o la falda escocesa.

-¿Un estilismo para una entrevista de trabajo?

-El que te haga sentir natural y seguro. ¡Ojo con esto! Voy a ponerme tal cosa porque el que me entrevista será de tal ideología o grupo es una barbaridad. Qué cosa más fea que te diga un abogado «ponte eso para ir a un juicio». Pero ¿qué pensamos, que el juez es tonto?

-Y el triunfo, ¿de qué se viste?

-De tejidos naturales y cómodos.

-Lo que no debe faltar en un fondo de armario.

-Para un hombre, una camisa blanca de algodón 100%, para almidonar y dejarla dura, de hombre-hombre; si es mujer, un blasier negro o azul oscuro.

-¿Existe una moda que marque nuestro tiempo?

-No. La moda, como toda creación, es cíclica. Según D'Ors, a un periodo apolíneo sigue otro dionisiaco. Y en la moda, como en el arte. Nuestra época es global, con un mix de todo, y la moda hay que usarla como algo para sentirnos mejor, pero sin tomarla muy en serio porque solo es ropa, y la ropa acaba en el contenedor. No es arte, porque ni perdura ni es inmortal, y solo cuando un diseñador cree tejidos contra el cáncer o el hambre habrá trascendencia la moda.

-Le va provocar. Frente a lo políticamente correcto, insiste en que la modelo debe ser muy delgada.

-Y alta, y armoniosa, y con piel sin mácula. Cuidado, que no hablo de anoréxicas, sino de chicas que coman bien y hagan ejercicio. Pero no se puede mentir a la gente. Tengo dos mil modelos y para pasar las pruebas de masa corporal pesan 70 kilos con cerveza, donuts y bocadillo de tortilla, pero en el desfile son la talla 34. Me da asco tal hipocresía: todos sabemos que esas pruebas solo sirven para calmar ciertas conciencias.

BLANCA

TORQUEMADA

ANTONIO

ASTORGA

.

  • Compartir

publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.