Internacional

Internacional

El nuevo primer ministro de Japón, contra Fukushima y el déficit fiscal

El titular de Finanzas, Yoshihiko Noda, sucede al denostado Naoto Kan y se convierte en el séptimo jefe de Gobierno desde 2006

Día 30/08/2011 - 10.41h

Compartir

El ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, fue elegido ayer nuevo jefe de Gobierno en Japón, el séptimo desde 2006 tras la dimisión el viernes de Naoto Kan después de 15 meses en el cargo. En la carrera interna por el puesto de primer ministro, Noda, de 54 años y conocido por sus políticas fiscales conservadoras, derrotó a otros cuatro candidatos del Partido Demócrata de Japón (PDJ), entre ellos el favorito Banri Kaieda, titular de Comercio.

En segunda vuelta, Noda resultó elegido por 215 de los 398 parlamentarios del PDJ, mientras que Kaieda obtuvo 177 votos gracias al respaldo del influyente Ichiro Ozawa, un «sogún» en la sombra que maneja los hilos del partido – y al mismo tiempo agrava su división interna – pese a que tuvo que abandonar dicha formación al ser investigado judicialmente por corrupción. Con dicha victoria, Noda ha sido ratificado este martes por la Cámara Baja de la Dieta (Parlamento).

El nuevo jefe del Ejecutivo nipón tendrá que enfrentarse a la peor crisis que sufre el país desde su derrota en la Segunda Guerra Mundial: la reconstrucción del tsunami, que costará 230.000 millones de euros y durará cinco años, el control de las fugas radiactivas en la siniestrada central de Fukushima y el realojamiento de 100.000 evacuados que no podrán volver a vivir en sus alrededores durante décadas. En el frente económico deberá controlar el yen, que está por las nubes, para incentivar las exportaciones, luchar contra la deflación aumentando el consumo y reducir la astronómica deuda pública, que ya dobla los 5 billones de dólares (3,45 billones de euros) del Producto Interior Bruto (PIB).

Noda, que dirigía las finanzas del archipiélago nipón desde junio de 2010, se había posicionado a favor de subir el impuesto del 5 por ciento que grava las ventas para rebajar el déficit público, pero habrá que ver si puede hacerlo con la opinión pública en contra y la Cámara Alta de la Dieta en manos de la oposición conservadora.

Al igual que el exministro de Exteriores Seiji Maehara, el favorito del público pero «quemado» por aceptar donaciones ilegales, el primer ministro «in péctore» pretende no construir más centrales nucleares y cerrar los 54 reactores existentes en 40 años. Pero, hasta su clausura definitiva, apuesta por seguir utilizando las plantas sometidas a controles de seguridad para evitar apagones en la industria, ya que la energía atómica aporta un tercio de la electricidad que se consume en el país.

Hijo de un militar de las Fuerzas De Autodefensa, no responde al patrón de la élite política que dirige Japón desde hace más de medio siglo, pero sus fuertes lazos con Estados Unidos y su postura crítica con el ascenso militar de China hacen temer nuevas tensiones en Asia.

Noda se convierte así en el séptimo primer ministro que tiene Japón desde 2006, cuando el carismático Junichiro Koizumi, del Partido Liberal Democrático (PLD), renunció al cargo tras ser reelegido por mayoría absoluta en 2005 y un inédito mandato de cinco años. Desde entonces, sus sucesores apenas han durado un año en el puesto, empezando por Shinzo Abe, a quien los escándalos de corrupción le minaron la salud; siguiendo por el gris proceso de transición de Yasuo Fukuda y terminando por el ambicioso Taro Aso, quien en agosto de 2009 perdió las elecciones ante el PDJ. Con dicha victoria histórica, el socialdemócrata Yukio Hatoyama encarnaba las ganas de cambio de la sociedad nipona y liquidaba medio siglo de hegemonía del conservador PLD, en el poder desde 1955 con la excepción de un periodo de once meses entre 1993 y 1994.

Pero el espíritu renovador del «rebelde» Hatoyama se agotó en menos de un año y, en junio de 2010, dimitió por no poder cumplir su promesa de cerrar la base americana de Okinawa, uno de los ejes de su campaña electoral junto a la revisión de sus relaciones con Estados Unidos para acercarse más a sus vecinos asiáticos. A su sucesor, Naoto Kan, le tocó enfrentarse a la peor catástrofe que ha sufrido el país desde su derrota en la Segunda Guerra Mundial: el devastador tsunami que arrasó la costa noreste de Japón, se cobró unas 25.000 vidas y provocó el desastre nuclear más grave desde Chernóbil en 1986.

Noda, de 54 años y elegido ayer presidente del gobernante Partido Democrático (PD), recibió 308 votos a favor y 157 en contra en la Cámara Baja nipona, en la que su formación goza de mayoría absoluta.

El nombramiento de Noda también se vota en el Senado pero a modo de trámite, ya que en la Constitución japonesa prevalece el resultado de la Cámara de Representantes.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.