Sociedad

Sociedad / jmj

El Papa, a los jóvenes en Madrid: «No os avergoncéis del Señor»

Don Juan Carlos pide al Santo Padre que aliente a la juventud «frustrada y en «una profunda crisis de valores». El Papa lamentó que haya jóvenes a los que se persigue, desprecia o discrimina por su fe en Cristo y reclamó «un clima de respetuosa convivencia»

Día 02/04/2012 - 14.15h
efe
Los Reyes han tenido un encuentro muy afable con el Papa Benedicto XVI
efe
imagen anteriorimagen siguiente

Compartir

Sus Majestades los Reyes y el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, han recibido a pie de pista en el pabellón de Estado de la Terminal-4 del Aeropuerto de Barajas, al Papa Benedicto XVI, que esta mañana ha iniciado su tercera visita a España en los seis años de Pontificado.

También acudieron a recibir al Sumo Pontífice el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el líder de la oposición, Mariano Rajoy: la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre; el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón; la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, y los presidentes del Congreso, José Bono; del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, y del Supremo, Carlos Dívar, entre otros, así como 2.000 peregrinos que recibieron a Benedicto XVI con vítores, canciones y aplausos. Además asistieron a recibirle un grupo de niños ataviados con el uniforme típico de la Guardia Suiza diseñado por Miguel Ángel, quienes acompañarán al Santo Padre durante su estancia en nuestro país.

Después de sonar los himnos (el pontificio y el de España), el Papa y los Reyes, recibieron los honores de una formación militar, pero sin pasar revista. Don Juan Carlos, que ha vuelto a utilizar una muleta y que sigue usando una sandalia inmovilizadora en el pie izquierdo debido a una tendinitis en el talón de Aquiles, le dirigió unas palabras de bienvenida, en las que le pidió su aliento para animar "a los jóvenes de España y del mundo entero a seguir creciendo en valores" y para "sensibilizar a nuestras sociedades sobre la necesidad de respaldarles en sus proyectos es ilusiones".

«La ejemplaridad de los mayores»

"No son estos tiempos fáciles para una juventud tantas veces frustrada por falta de horizontes personales y laborales y que se rebelan ante los graves problemas que aquejan al ser humano y al mundo de hoy", afirmó el Rey. "En el trasforndo de todo ello se percibe una profunda crisis de valores", advirtió el Monarca, quien agregó que "los jóvenes necesitan, no sólo oportunidades, sino también la ejemplaridad de sus mayores; no sólo razones, sin actitudes que motiven, llenen e impulsen su existencia y alienten su esperanza".

El Papa, a los jóvenes en Madrid: «No os avergoncéis del Señor»
efe
El Papa baja la escalinata del avión

"No podemos defraudar a los jóvenes en su legítimo anhelo de hacer realidad sus sueños -continuó-. Sus aspiraciones y problemas deben ser nuestras primeras prioridades. En ello nos va su propio porvenir, que es también el de toda la sociedad. Es hora de redoblarles nuestro apoyo, de aportarles todos los medios disponibles para que logren abrirse camino, de acabar con el intolerable paro juvenil y de animarles a tomar la antorcha de los valores que hacen grande a la humanidad".

El Rey agregó que "la juventud española -la mejor formada de nustra Historia- nos inspira sentimientos de orgullo y de confianza en el porvenir" por su "sentido profundo de la solidaridad, por su compromiso social y por su afán de superación personal".

Don Juan Carlos también recordó las palabras que dijo cuando despidió al Papa en Barcelona: "la aportación artística, cultural y religiosa del Cristianismo resulta clave para entender la persnalidad histórica de España".

Cuidar la fe como un tesoro

El Papa, por su parte, animó a cuidar como "un gran tesoro" la vitalidad de la fe en España y a ayudar a los jóvenes perseguidos por su fe, y añadió que aunque "haya actuamente motivos de preocupación", "mayor es el afán de superación de los españoles".

"Vengo aquí a encontrarme con millares de jóvenes de todo el mundo, católicos, interesados por Cristo o en busca de la verdad que dé sentido genuino a su existencia", afirmó Benedicto XVI, quien manifestó que "muchos jóvenes miran con preocupación el futuro ante la dificultad de encontrar un empleo digno, o bien por haberlo perdido o tenerlo muy precario e inseguro". Igualmente, se ha referido a otros que precisan de prevención para no caer en la red de la droga, o de ayuda eficaz, si por desgracia ya cayeron en ella.

El Papa, a los jóvenes en Madrid: «No os avergoncéis del Señor»
efe

También habló de los que "por causa de su fe en Cristo sufren en sí mismos la discriminación, que lleva el desprecio y la persecución abierta o larvada que padecen en determinadas regiones o países. Se les acosa queriendo apartarlos de Él, privándolos de los signos de su presencia en la vida pública y silenciando hasta su santo nombre. Pero yo vuelvo a decir a los jóvenes, con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor". En este sentido, señaló que es urgente ayudar a los jóvenes discípulos de Jesús y reclamó "un clima de respetuosa convivencia con otras legítimas opciones y exigiendo al mismo tiempo el debido respeto a las propias".

Después de agradecer las palabras del Rey, el Santo Padre mostró su "aprecio y cercanía a todos los pueblos de España", cuya fe "ha fructificado en tantos santos y santas de todas las épocas, en numerosos hombres y mujeres que dejando su tierra han llevado el Evangelio por todos los rincones del orbe y en personas rectas, solidarias y bondadosas en todo su territorio".

"En un gran tesoro que ciertamente vale la pena cuidar con actitud constructiva", agregó el Papa, quien afirmó que "aunque haya actualmente motivos de preocupación, mayor es el afán de superación de los españoles, con ese dinamismo que los caracteriza y al que tanto contribuyen sus hondas raíces cristianas, muy fecundas a lo largo de los siglos".

Es urgente ayudar a los jóvenes discípulos de Jesús a mantenerse firmes en la fe y asumir la bella aventura de anunciarla y testimoniarla abiertamente con su propia vida", ha destacado en su discurso en la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Barajas, ante los Reyes. También estaban presentes multitud de peregrinos que, poco después de iniciar su discurso, han empezado a corear el lema "Esta es la juventud del Papa·."¿Por qué y para qué ha venido esta multitud de jóvenes a Madrid?

El Santo Padre ha subrayado que muchos jóvenes, además, miran con preocupación el futuro ante la dificultad de encontrar un empleo digno, o bien por haberlo perdido o tenerlo muy precario e inseguro. Igualmente, se ha referido a otros que precisan de prevención para no caer en la red de la droga, o de ayuda eficaz, si por desgracia ya cayeron en ella. "Se les acosa queriendo apartarlos de Él, privándolos de los signos de su presencia en la vida pública, y silenciando hasta su santo Nombre. Pero yo vuelvo a decir a los jóvenes, con todas las fuerzas de mi corazón: que nada ni nadie os quite la paz; no os avergoncéis del Señor", ha exhortado.

El Pontífice también ha hecho alusiones a los santos españoles y las hondas raíces cristianas de España al destacar, que "aunque actualmente haya motivos de preocupación, mayor es el afán de superación de los españoles, con ese dinamismo que los caracteriza, y al que tanto contribuyen sus hondas raíces cristianas, muy profundas a lo largo de los siglos". Antes, el Santo Padre ha advertido de que "ciertamente, no faltan dificultades" y "subsisten tensiones y choques abiertos en tantos lugares del mundo, incluso con derramamiento de sangre", al tiempo que ha recalcado que la justicia y el "altísimo valor de la persona humana se doblegan fácilmente a intereses egoístas, materiales e ideológicos" y que no se respeta siempre como es debido el medio ambiente y la naturaleza.

Consumismo y hedonismo imperantes

Ha recalcado que el descubrimiento del Dios vivo "alienta a los jóvenes y abre sus ojos a los desafíos del mundo en que viven con sus posibilidades y limitaciones". "Ven la superficialidad, el consumismo y el hedonismo imperantes, tanta banalidad a la hora de vivir la sexualidad, tanta insolidaridad, tanta corrupción. Y saben que sin Dios sería arduo afrontar esos retos y ser verdaderamente felices, volcando para ello su entusiasmo en la consecución de una vida auténtica", ha asegurado.

El Pontífice ha recordado sus anteriores visitas a España, y particularmente las realizadas el pasado año a Santiago de Compostela y Barcelona y ha agradecido la dedicación de las autoridades eclesiásticas y civiles para organizar la JMJ, así como la hospitalidad de familias, parroquias, colegios e instituciones que acogen a los jóvenes de todo el mundo. "Saludo desde aquí muy cordialmente a todos los queridos amigos españoles y madrileños, y a los que han venido de tantas otras tierras. Durante estos días estaré junto a vosotros, teniendo también muy presentes a todos los jóvenes del mundo, en particular a los que pasan por pruebas de diversa índole", ha concluido.

  • Compartir

publicidad

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.