Cataluña

Cataluña

El PP catalán, dispuesto a incluir el «CAT» en las matrículas

Compartir

La formación política está abierta a negociar con CiU un distintivo autonómico, siempre y cuando no se tape la «E» de España

Día 10/08/2011
El PP catalán, dispuesto a incluir el «CAT» en las matrículas
CLARA ISAMAT
Carod-Rovira recalma el «CAT» en un ato de ERC en 2002

No será el PP catalán quien se oponga a que las matrículas de los coches lleven el distintivo «CAT». Siempre y cuando, no se tape la letra «E» de España, que a fin de cuentas es lo que realmente pretenden los soberanistas convergentes más recalcitrantes del actual Gobierno catalán, que acaban de resucitar esta antigua reivindicación. Precisamente ayer se supo que el Ayuntamiento de Lérida ha multado con 200 euros a un conductor por llevar pegado el «CAT» en la matrícula. Porque, por mucho que el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, asegure que, jurídicamente, no hay nada que impida tapar la «E», lo cierto es que hacerlo es objeto de sanción. Y así lo han advertido los Mossos d'Esquadra, la Policía autonómica de Cataluña.

Otra cosa es que se busque una fórmula legal para añadir a la matrícula un distintivo autonómico, tal como se hace en Alemania, donde la «D» que identifica al país («Deutschland») va acompañada del nombre abreviado del lander correspondiente. En declaraciones a ABC, el portavoz del PP en el Parlamento catalán, Enric Millo, asegura que su formación está abierta a hablar del asunto en un futuro, pero queda fuera de cualquier tipo de negociación la posibilidad de tapar la «E», algo que practica el consejero de Interior, Felip Puig, en su moto y vehículo particulares. Al igual que Homs, Puig animó a los catalanes a lucir este símbolo identitario porque, según dice, a él le han multado por exceso de velocidad, pero no por llevar el «CAT».

La predisposición a abordar el asunto mostrada por Millo no se ha materializado todavía en las conversaciones que la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, y el presidente autonómico, Artur Mas, han mantenido durante este curso parlamentario y que se ha saldado, hasta ahora, en un decisivo acuerdo en materia presupuestaria —la abstención del PP permitió a Mas sacar adelante sus restrictivos presupuestos—. Y aunque será el concierto económico el principal punto de negociación de un posible apoyo de CiU al futuro presidente español tras el 20-N, los populares catalanes no tienen inconveniente en poner sobre la mesa la cuestión del «CAT».

Carga identitaria

Una cuestión con una fuerte carga identitaria de la que ya se habló, pero no prosperó, durante el primer mandato de José María Aznar, cuando el PP necesitó de los votos de CiU para gobernar. Finalmente, un decreto del año 2000 eliminó la letra provincial de la matrícula y, a partir de entonces, los vehículos incorporaron la «E» de España y el símbolo de la Unión Europea. Cuando, en 2004, los socialistas ganaron las elecciones, una de las primera promesas fue regular la identificación autonómica. CiU aplaudió la iniciativa, que el PSOE nunca llegó a poner el práctica, principalmente por la fuerte oposición del sector del automóvil, sobre todo del dedicado al mercado de segunda mano, que advirtió del rechazo que supondría para un comprador adquirir un coche con un distintivo autonómico diferente al de su lugar de residencia.

Hoy, el debate ha resurgido en vísperas de unas elecciones generales, en las que el PP quiere tender puentes con CiU, como a la inversa han hecho los nacionalistas en Cataluña. Eso sí, sin abandonar determinadas veleidades identitarias que aplaquen a su militancia más independentista y distraigan de la dura realidad económica. De ahí que Homs o Puig se atrevan a hacer un llamamiento a incumplir las leyes mediante la ocultación de la «E» de España en las matrículas. Algo por lo que fue multado Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del ex presidente catalán Jordi Pujol, en octubre de 2010.

Fuentes del PP nacional aseguraron a ABC que dejan en manos de los populares catalanes la decisión de abordar la regulación de los distintivos, que no obstante debería hacerse mediante una normativa estatal. El portavoz parlamentario del PPC subraya que ha presentado en la Cámara catalana una batería de preguntas para averiguar qué supuesto dictamen jurídico avala las declaraciones de Homs sobre la supuesta legalidad de tapar la «E». También ha cursado una propuesta de resolución para garantizar que las posturas de los citados miembros del ejecutivo catalán no interfieran en la labor de los Mossos d'Esquadra. Asimismo, Millo envió una carta a la presidenta del Parlamento autonómico, Núria de Gispert, en la que le instaba a garantizar que ningún coche oficial lleve el «CAT» sobre la «E» de la matrícula. En su respuesta, la dirigente de UDC aseguraba que no le constaba esa práctica. Quizá no reparó en el vehículo del presidente de ERC, Joan Puigcercós, que sí lleva la pegatina.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.