Economía

Economía

Unnim acelera las negociaciones con Ibercaja para sortear la nacionalización

Tras la intervención de la CAM, la unión con la entidad aragonesa gana enteros frente a las opciones de Banca Cívica o las tres cajas vascas

Día 28/07/2011
Unnim acelera las negociaciones con Ibercaja para sortear la nacionalización
ABC

Compartir

La nacionalización de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) no solo ha supuesto la caída de la que fuera la cuarta caja de ahorros del país, también ha enviado un mensaje claro a las otras tres entidades que se encuentran en el punto de mira de la nacionalización. Las catalanas CatalunyaCaixa y Unnim y la gallega Novacaixagalicia (NCG) solicitaron formalmente capital al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para alcanzar los nuevos ratios de solvencia, lo que supone que su nacionalización será un hecho si antes del 30 de septiembre no han encontrado un socio que cubra sus necesidades.

Según ha podido saber ABC de fuentes financieras, la primera caja en reaccionar ha sido Unnim (fruto de la fusión de Caixa Sabadell, y las de Tarrasa y Manlleu), que ha intensificado las negociaciones de fusión con Ibercaja para esquivar un futuro similar al de la CAM. Las conversaciones no son nuevas, pero sí han tomado un nuevo brío tras la nacionalización de la caja alicantina. Tanto es así que, según las fuentes consultadas por este diario, las posibilidades de fusión con la aragonesa superan a día de hoy a las otras dos opciones que ha explorado la entidad: Banca Cívica y la fusión virtual impulsada por BBK con las otras cajas vascas (Kutxa y Vital).

Y es que, tras el caso CAM, el Banco de España quiere evitar que la reestructuración financiera —vital para la imagen de España en los mercados y, en consecuencia, para la tortuosa prima de riesgo— se enquiste en negociaciones sin resultados reales. En el caso de Unnim, uno de los principales escollos a resolver de cara a una fusión es el que plantea el gobierno corporativo, que se mantiene en un difícil equilibrio derivado de una unión a tres bandas. Precisamente, el tipo de problemas que el Banco de España ha buscado aligerar forzando los plazos de nacionalización de la CAM.

La caja que dirige Jordi Mestre ya anunció en su momento que su prioridad era cerrar una alianza con otro grupo de cajas para recapitalizarse en los 568 millones que necesita para cumplir con la nueva normativa financiera española, que le exige un 10% de capital principal por no ser una entidad cotizada.

De cara a un posible fracaso de esta vía, la caja canalizará su actividad financiera a través del banco Unnim Banc y pedirá al FROB los 600 millones citados —400 de ellos en forma de capital accionarial, es decir, a través del llamado FROB 2, y otros 200 en forma de préstamo a través de una emisión de preferentes, o FROB 1—. Hoy mismo, Unnim celebra una asamblea extraordinaria para seguir con los trámites legales de la bancarización. También CatalunyaCaixa cita hoy a sus consejeros generales. En cuanto a Novacaixagalicia, el banco que preside José María Castellano no será una realidad hasta el 1 de septiembre. La conversión en un banco es un paso previo y obligatorio a la entrada del FROB en el capital de cualquier entidad.

El tiempo apremia

Aunque encontrar una solución a estas tres entidades no es tan urgente ni complejo en términos económicos como era el caso de la CAM, lo cierto es que sí tiene un peso importante en términos de imagen. Las convulsiones en los mercados continúan pese a la concreción del segundo rescate griego y son muchos los ojos inversores que siguen de cerca el sistema financiero español a la hora de fijar la prima de riesgo soberana. Un claro ejemplo es el de Banca Cívica, que ha terminado su primera semana en Bolsa con una caída del 10,74 %, muy superior a la registrada por Bankia, que comenzó a cotizar un día antes y que tuvo unas pérdidas en el mismo periodo del 1,6 %. Las acciones de Banca Cívica, que salieron a un precio de 2,70 euros por título, terminaron su quinta sesión bursátil a 2,41 euros, después de que ayer cayeran el 8,75 %, la segunda mayor de la Bolsa española. Bankia, por su parte, cayó ayer un 0,68%.

Por ello, aunque el plazo oficial para dar carpetazo a la reestructuración financiera vence en septiembre, el tiempo apremia. Especialmente cuando la intervención de la CAM aún colea, y mucho. También ayer,Moody's aseguró que la nacionalización de la caja alicantina no impide que siga siendo «vulnerable» ante las pérdidas que le podría ocasionar su «significativa exposición» al sector del ladrillo.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.