Columnas

Opinión

Columnas

Derrota diplomática

Es lamentable que España haya perdido una buena oportunidad para encabezar un organismo internacional

Día 27/06/2011

EL candidato brasileño José Graziano da Silva se impuso ayer en Roma a Miguel Ángel Moratinos y será el nuevo secretario General de la FAO. De nada han servido los generosos medios que el Gobierno español puso a disposición del ex ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, incluidos viajes por todo el mundo y apoyo oficial en la búsqueda de votos. La fuerza de Brasil como economía emergente y sus buenas relaciones con el llamado «grupo de los 77» —es decir, los antiguos países «no alineados»— han desplazado al aspirante español, que se queja de algunas maniobras discutibles durante el transcurso de la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La lucha contra el hambre en el mundo, la seguridad alimentaria y la apuesta por una agricultura sostenible figuraban en el programa de ambos candidatos, pero es evidente que Brasil ha jugado mejor sus bazas, consiguiendo que Da Silva derrotara a Moratinos por 92 votos contra 88.

Al margen de partidismos o preferencias personales, es lamentable que España haya perdido una buena oportunidad para encabezar un organismo internacional que tendrá mucho que decir durante los próximos años. La debilidad de Rodríguez Zapatero y de un equipo políticamente agotado, incluida la ministra Trinidad Jiménez, no permite actuar con la energía imprescindible en el escenario mundial. Lo de menos es que otro ex alto cargo socialista haya perdido la ocasión de buscar una salida a tiempo. Lo realmente triste es que España parece contar muy poco a la hora de tomar decisiones de alcance internacional, porque todo el mundo sabe que el Gobierno actual solo busca sobrevivir unos meses por razones de oportunismo partidista y no es un interlocutor válido a medio plazo.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.