Cataluña

Cataluña / BARCELONA AL DÍA

En el país de los tuertos

Salvo excepciones (algún canalla ha de existir, seguro, en algún lado), se suele tratar de personas incapaces de admitir otra realidad que la que les proporciona su propia, humana y limitada vista...

Día 23/06/2011 - 09.40h

No creo que sea del todo cierta esa frase de neblinosa autoría por la cual se considera al patriotismo como el último refugio de los canallas; primero, porque suele ser, llegado el caso, un refugio bastante común y no debemos pensar que todo el mundo es un canalla, y segundo, porque es complicado distinguir la línea que separa el patriotismo del patrioterismo, en el caso de que existan este segundo concepto y una línea que lo separe del primero.

Salvo excepciones (algún canalla ha de existir, seguro, en algún lado), se suele tratar de personas incapaces de admitir otra realidad que la que les proporciona su propia, humana y limitada vista..., alguien que, viendo como aquí acaba de entrar a saco el verano, llamará mentiroso a un argentino que diga con toda la razón enfundada en su abrigo que acaba de empezar el invierno. Así, Carod-Rovira ve a «españoles» acampados en la Plaza de Cataluña y les invita a «irse a mear a España»; o Salvador Cardús, un profesor de la UAB, que en un reciente artículo en La Vanguardia consideraba como una estrategia antipatriótica del PSC el obligar a CiU a echarse en los brazos del PP para que se aprueben los presupuestos; o Josep Maria Pelegrí, consejero de Agricultura de la Generalitat, que considera que no hay que pedir vinos de La Rioja sino exclusivamente catalanes, que es lo patriótico..., o, sin ir más lejos, uno mismo cuando está de acuerdo con Carod en que son «españoles» los acampados catalanes o con Pelegrí en que es muy natural pedir vinos catalanes, que son en su mayoría excelentes, pero no sólo en el terruño, sino también en otras zonas del país, incluida La Rioja (aunque parezca extravagante, uno tiene el derecho de beber el vino que le apetezca y pueda pagar).

Supongo que, en el fondo, todo esto es un problema de educación, y en el fondo de ella, de libertad, y por eso no es tarea fácil convencer al señor Cardús —cuando niega al nuevo Gobierno balear la sensatez de reconducir la educación exclusiva en catalán hasta una educación trilingüe (las dos lenguas oficiales y el inglés)— de que los argentinos acaban de estrenar un bienvenido invierno.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.