Cine

Cine

La lucha de Mohamed VI por ganarse la confianza de quienes piden reformas

El monarca comparecerá esta noche ante su pueblo para aclarar las modificaciones prometidas que sufrirá la Carta Magna del gobierno alauí

Día 17/06/2011 - 15.03h

Los jóvenes que reclaman un Marruecos más democrático, más libre y con una verdadera separación de poderes saben que, a corto plazo, es una utopía vivir en un país en el que el rey reine pero no gobierne. La batalla del cambio se ganó sin embargo en parte el día que Mohamed VI dijo a su pueblo que iba a reformar la Constitución que le otorga poder absoluto y lo considera incluso una figura sagrada.

Frente a lo que algunos han llegado a calificar como tsunami de cambios en el mundo árabe, Mohamed VI ha optado por el palo y la zanahoria. Dos semanas después de que el Movimiento 20 de febrero se echara a la calle en decenas de ciudades del país para reclamar avances, el soberano dio un paso al frente al anunciar que la Carta Magna iba a ser modificada. Evidentemente el momento elegido no fue por casualidad. Los presidentes de Túnez y Egipto, marchitados por la Primavera Árabe, acababan de poner pies en polvorosa y Libia estaba ya en plena guerra civil.

Pero esos mismos jóvenes han visto cómo en más de una ocasión sus protestas pacíficas, que se siguen repitiendo periódicamente, han sido disueltas a porrazos, aunque el empleo de la violencia está muy lejos de la ordenada en países como Siria o Yemen.

La comparecencia de Mohamed VI ante su pueblo en la noche de este viernes da marchamo oficial a unas reformas que, sin duda, se llevarán a cabo a su medida. El resultado del referéndum que se organizará para aprobarlas o no en julio no parece que vaya a traer sorpresas estando detrás el Monarca.

¿Dejará de ser el Gobierno una comparsa para tener atribuciones serias y reales? ¿Habrá un verdadero Parlamento que legisle mirando al pueblo y no al serrallo? ¿Alcanzará la Justicia cierto grado de independencia? El tiempo, más que los discursos y las consultas populares, responderá.

Para muchos esta se trata de una ocasión histórica que adentrará al reino alauí en la senda de la democracia. Pero no faltan los que recelan y desconfían de una supuesta revolución preparada dentro de los muros de palacio con la única intención de que el rey mantenga firme la batuta.

Sólo cierto sector del islamismo ha expresado su descontento en las últimas horas, aunque sus presiones no parece que vayan a desbaratar los planes del rey. El Partido Justicia y Desarrollo (PJD), el mejor estructurado en medio de un erial de formaciones políticas, no quiere que se hagan concesiones en el campo religiosoy menos que se normalicen comportamientos laicistas. Marruecos es un estado confesional, pero los cristianos y los judíos viven su fe con una normalidad impensable en otros países árabes o musulmanes.

Occidente ve en la Monarquía alauí un buen aliado frente al radicalismo religioso y aplaude entre bastidores los atropellos cometidos en los últimos años para frenar los avances electorales del PJD, principal fuerza de la oposición al Ejecutivo nombrado por Mohamed VI.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Kunstmuseum de Basilea ha cerrado durante poco más de un año y, gracias a un acuerdo con España, ha cedido gratuitamente sus obras maestras al Reina y al Prado
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo bello
lo útil
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.