Columnas

Opinión

Columnas / HORIZONTE

Ese fervor

La sociedad española siempre culpa al Rey de Marruecos de todos nuestros problemas bilaterales

Día 29/05/2011

Inverosímil, pero cierto. Una de las cosas que más sorprende en la relación bilateral España-Marruecos es el muy extendido fervor que hay en la sociedad española por culpar al Rey de Marruecos de todos nuestros problemas bilaterales, el afán por ubicar en la persona del Monarca —el anterior y el actual— la causa de todos los males en su propio país, el interés casi unívoco —a izquierda y, sobre todo, a derecha— por atribuir a la regia persona cualquier problema.

La revolución del 20 de febrero en Marruecos se caracterizó desde el primer momento por tener un seguimiento popular muy superior a ninguna otra protesta anterior y muy inferior a lo contemplado en los demás países que se han visto sacudidos por el grito de libertad de 2011. Y ello a pesar de que en Marruecos la implantación de las redes sociales que permiten las nuevas tecnologías es muy superior a la que hay en países como Túnez, Egipto, Libia o Yemen —o casi cualquier otro de los que protagonizan esta justa revuelta.

Uno hubiera pensado que tener al sur de Gibraltar una Monarquía que siempre ha sido más reformista que cualquier otro régimen árabe era bueno para España. Ciertamente es marcadamente nacionalista marroquí, pero si no lo fuera hubiera sido sustituida por otros nacionalistas que quizá tampoco fueran más demócratas. Es un fervor, creo, no carente de tufillo racista. Con perdón.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.