Teatro

Cultura

Teatro

«Mi cuerpo cambia cada vez que hago un nuevo espectáculo»

Israel Galván, coreógrafo y bailaor

Día 27/05/2011 - 11.20h

«Arena», «Tábula Rasa», «La Edad de Oro» y «El final de este estado de cosas, redux» son los espectáculos que han convertido a Israel Galván en uno de los más aplaudidos artistas del baile flamenco actual. En ellos ha desarrollado una personalidad incomparable que se traduce en trabajos arriesgados, singulares, alejados de la comodidad y dominados por un constante afán de búsqueda de nuevas vías de expresión dentro de un flamenco que nace del respeto a las raíces. Israel llega ahora a Madrid con su nuevo espectáculo, titulado «La curva», y que estrenó el pasado diciembre en la localidad suiza de Lausana. Del 1 al 5 de junio estará en las Naves del Español del Matadero, dentro de la programación del festival de Otoño en Primavera. Junto a él, en el escenario, el piano de Sylvie Courvoiser, el cante de Inés Bacán y el compás de Bobote. En el aire, el recuerdo de Vicente Escudero, que en 1924 se presentó en un local de París llamado «La courbe»; con el legendario bailarín vallisoletano se ha comparado a menudo a Israel Galván.

—Parece que «La curva» es un homenaje explícito...

—No, aunque claro que hay muchas referencias en el espectáculo. Y le contrapongo a Antonio Ruiz Soler. Escudero propugnaba las caderas quietas, mientras que Antonio tenía un baile de serpiente, con movimientos más insinuados y sinuosos. Ese duelo forma parte de mi herencia recibida.

—Insiste en su experimentación.

—No me gusta que esté todo hecho, ni estar en el escenario sobre seguro. Eso me haría sentirme indefenso.

—Mezcla usted flamenco y música contemporánea, ¿tan flexible es su arte?

—Me siento muy unido tanto al flamenco jondo como a la música contemporánea; forman parte de mi vida desde que empecé a hacer mis trabajos propios. Y me he estado planteando siempre preguntas sobre estas dos manifestaciones artísticas. En este espectáculo identifico un viaje de Lebrija a Nueva York.

—Sigue usted con su baile solitario. ¿Es una necesidad artística?

—Todavía me estoy conociendo. Mi cuerpo cambia cada vez que hago un espectáculo nuevo, y me gustaría terminar de conocerme. Por ahora bailar solo es una necesidad; cuanto llegue la hora en que sienta la necesidad contraria cambiaré. Pero de momento no es así. Todos los espectáculos tienen su propia personalidad; cada uno hay que hacerlo de nuevo, que salga esa chispa. No me conozco cada vez que salgo a bailar.

—¿Hay lugar para la improvisación en sus trabajos?

—Me gusta llevarlo todo muy cogido, pero sí que ya improvisación. El baile está hecho de sentimientos, que han de sentirse muy libres para que te den todo lo que son. Tengo un guión hecho pero según me den los otros artistas que están sobre el escenario así bailo.

—¿Y casan bien flamenco y música contemporánea?

—Están en polos opuestos, y yo no pretendo endulzar el flamenco. Hay una semilla, una raíz que se iguala, pero no intento que se acomplen, sino que los mantengo por separado. Este no es un espectáculo «flamenquito».

—¿Su ritmo le viene de dentro o de la música que escucha?

—Confío más en mi ritmo interior que en el que viene de fuera. Yo estoy a favor del silencio y del ruido; me gustan los brochazos, no las pinceladas.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.